Aalborg CSP comienza la construcción del primer sistema energético integral basado en termosolar

Aalborg CSP ha comenzado la construcción del primer sistema energético integral basado en termosolar del mundo, para satisfacer múltiples necesidades energéticas de los invernaderos de Sundrops Farms en el desierto del sur de Australia, y al menor coste posible a lo largo de todo el año. En una primera fase se instalará un campo solar de 51.500 m2 compuesto por más de 23.000 helióstatos. El sistema energético integralk es el primero del mundo a escala comercial basado en tecnología CSP que proporciona varios flujos energéticos (calor, agua dulce y electricidad) para usos hortícolas.

Este concepto innovador para cultivar cultivos de alto valor utilizando agua de mar y la luz del sol como recursos principales tiene su origen en Sundrop Farms, que comenzó a probar su sistema integrado en una pequeña escala en 2010. La positiva experiencia operacional en la planta piloto alentó a la compañía a la aplicación a gran escala de la tecnología, expandiendo la operación a 200.000 m2, con el objetivo de producir más de 15.000 t de verduras frescas al año para los consumidores australianos.

Esta tecnología de última generación está basada en tecnología termosolar de torre, y será capaz de calentar los invernaderos en invierno y en las frías noches del verano, proporcionar agua dulce mediante la desalación de agua de mar captada del cercano Golfo de Spencer, y de mover periódicamente una turbina de vapor para producir electricidad.

aalborg_csp_australia2El sistema energético integral se extenderá más de 140.000 m2. Como primera fase de la construcción, Aalborg CSP, proveedor llave en mano de la planta solar y el bloque de potencia, ha comenzado la instalación del campo solar con el objetivo de instalar más de 23.000 heliostatos suministrados por eSolar, compañía con sede en California. En pocos meses, los heliostatos ocuparán 51.500 m2 de la superficie total. Los heliostatos recogerán los rayos del sol para reflejarlos en la parte superior de una torre solar de 116 m. La energía solar recogida se convierte en vapor que luego se utiliza para múltiples propósitos, incluyendo la desalación de agua de mar, la calefacción y la producción de electricidad.

Una vez puesta en servicio, en el segundo semestre de 2016, el sistema energético integral probará una nueva plataforma para abordar los principales desafíos energéticos globales. Además de ofrecer una alternativa económica competitiva con las tecnologías energéticas convencionales, el sistema contribuirá a un futuro más verde, ya que evita la emisión de al menos 14.700 t de CO2 al año.