Alstom ha presentado esta semana, en el transcurso de la feria de movilidad urbana UITP, que se celebra en Milán, las últimas novedades y tecnologías para el desarrollo de la movilidad sostenible.  Entre las innovaciones anunciadas por Alstom destacan la tecnología SRS, un sistema de carga rápida en estaciones para tranvías y autobuses eléctricos; y la solución Attractics, para implementar sistemas tranviarios completos en menor tiempo –tan solo 30 meses- y con menores costes –un 20% inferiores-. Además, durante esta feria ha presentado un proyecto, desarrollado en colaboración con Volvo, para el desarrollo de “carreras eléctricas”.

Tecnología de carga rápida para tranvías y autobuses eléctricos

FuturENERGY
La tecnología SRS (Stationary Recharge Solution – Solucion de Recarga en Estaciones) es una innovadora solución de carga eléctrica por el suelo, válida tanto para tranvías como para autobuses eléctricos. Esta solución de carga rápida se basa en la tecnología APS (Alimentación Por Suelo) de Alstom, ampliamente utilizada por los tranvías Citadis. Mientras que la tecnología APS suministra alimentación eléctrica al tranvía durante la marcha, la solución SRS carga el tranvía cuando se detiene en las estaciones, en menos de 20 segundos.

Equipado con supercondensadores o baterías, el tranvía se recarga a través de un raíl conductor situado en tierra y por medio de zapatas colectoras montadas bajo la caja. Entre dos estaciones, el tranvía circula de forma autónoma sin necesidad de catenaria y recupera energía durante las fases de frenado. La energía se obtiene de armarios eléctricos compactos integrados en las estaciones. El SRS es una solución abierta que puede utilizarse en tranvías no fabricados por Alstom.

Además, esta tecnología está diseñada para aplicarse también en el transporte por carretera, como un sistema de alimentación para autobuses eléctricos, a través de puntos de carga situados igualmente en el suelo de las estaciones.

Sistemas tranviarios en menor tiempo y con menores costes

Con el objetivo de facilitar la adopción de sistemas tranviarios sostenibles en las ciudades en expansión, Alstom ha desarrollado la solución Attractis. Gracias a esta solución integrada, se puede implementar un sistema tranviario completo en tan sólo 30 meses, incluyendo desde la fase de diseño hasta la puesta en servicio. Diseñado para optimizar los costes de adquisición y el coste total de propiedad, ofrece hasta un 20% de ahorro en la inversión necesaria, en comparación con un sistema de tranvía convencional.

La solución “llave en mano” incluye el tranvía Citadis de Alstom y toda la infraestructura asociada: vía, suministro de energía, estaciones de viajeros, sistema de comunicación e información, supervisión de explotación de la línea y sistemas de control, billetaje y mantenimiento. En asociación con una empresa de obra civil, Alstom construye toda la infraestructura necesaria y garantiza las pruebas y la puesta en servicio de la línea completa, en colaboración con el operador.

El tranvía, un modo de transporte ecológico, cuenta con unas emisiones de gas de efecto invernadero entre 3 y 10 veces inferiores a la de los automóviles, contribuyendo así a la protección del medio ambiente. Con este sistema se alcanza una capacidad de transporte de entre 4.000 y 14.000 pasajeros por hora y por dirección)
Carreteras elécticas, con Volvo.

Junto con Volvo, Alstom está trabajando en un proyecto de innovación para el desarrollo de carreteras eléctricas , como una alternativa sostenible para el transporte de mercancías de larga distancia en camiones híbridos.

El proyecto busca aplicar a las carreteras el sistema de alimentación por suelo (APS) de Alstom, que utilizan los tranvías Citadis desde 2003. Al igual que en la tecnología tranviaria, la solución planteada consiste en la introducción de un carril conductor en la vía (dos líneas de alimentación eléctrica en el asfalto, en este caso) para que éste suministre electricidad al vehículo durante la marcha. Un colector de corriente en contacto con las líneas de energía se ubica en el vehículo.

Las líneas de alimentación corren a lo largo de toda la longitud de la carretera. Estas líneas, al igual que sucede con los tranvías actualmente en funcionamiento con esta tecnología, cuentan con un sistema inteligente para que la corriente solo circule cuando el vehículo se encuentra sobre ellas. Un colector de electricidad montado en la parte trasera o debajo del camión emite una señal determinada, que activa el sistema y permite que circule la corriente eléctrica solo en ese momento.

Este sistema, idóneo para el transporte de mercancías en grandes distancias, garantiza la disponibilidad continua de “combustible”, permitiendo que los camiones funcionen sin limitaciones de autonomía, sin necesidad de llevar grandes pilas y sin tener que realizar paradas constantes para recargar las baterías.
El programa, que cuenta con el apoyo de la Agencia Sueca de Energía, completará la fase de ensayos a finales de 2015.