Álvaro Nadal presenta las líneas maestras de su departamento para esta Legislatura

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, compareció el pasado martes 13 de diciembre a petición propia en la Comisión de Industria, Energía y Turismo del Congreso de los Diputados para explicar las líneas generales del Ministerio durante esta Legislatura. El objetivo es promover una transición energética ordenada, el desarrollo y uso seguro de redes de nueva generación y potenciar un turismo sostenible y digital.

En cuanto a Energía, el ministro explicó los tres objetivos fundamentales de actuación del Gobierno en sintonía con las propuestas normativas europeas denominadas ‘paquete de invierno’: colocar la eficiencia energética como prioridad en la política nacional; apostar por las energías renovables, y mejorar las condiciones para los consumidores de energía. Estos tres ejes resumen el concepto de transición energética y cómo debe lograrse, aunque España tiene dos diferencias respecto al resto de países europeos: la falta de interconexiones y el déficit eléctrico.

FuturENERGY
Para Álvaro Nadal, el modelo debe conseguir, en primer lugar, mejorar la eficiencia: hacer más necesitando cada vez menos energía para hacer de la eficiencia la mejor política energética. Con este objetivo, en España se constituyó el Fondo Nacional de Eficiencia Energética para financiar acciones en esta materia que cuenta con casi 700 millones de euros para promover proyectos de ahorro y eficiencia en sectores como la edificación, el transporte por carretera, el sector ferroviario o el alumbrado exterior.

El ministro se comprometió a profundizar la inversión en eficiencia energética tanto a nivel público como privado, mejorar el diseño de programas de eficiencia para lograr que sean más favorables a los hogares con menor renta, y promover en Europa un mejor tratamiento contable y regulatorio de las inversiones públicas en materia de eficiencia energética.

En cuanto a las energías renovables, el objetivo es conseguir que la energía que aún necesitemos genere el menor impacto medioambiental posible. En este sentido, el ministro ha recordado que España está entre los países de Europa con una mayor participación de las energías renovables en su generación eléctrica, más del 41% en lo que llevamos de año, por encima de la media europea. Además, España se encuentra muy adelantada en su cumplimiento del objetivo de alcanzar una participación del 20% de la energía renovable en el total del consumo energético nacional en el año 2020. En el último año disponible, 2014, la participación de renovables fue del 17,3%.

El ministro anunció que en la primera mitad de 2017 se lanzará una nueva subasta de renovables por una capacidad de 3.000 MW. La asignación se realizará siguiendo criterios competitivos. Se establecerán controles adicionales para asegurar la finalización de los proyectos adjudicados y la subasta se diseñará para ser tecnológicamente neutral.

Nadal también abordó el autoconsumo del que ha destacado sus ventajas y desventajas. Entre las ventajas el ministro subrayó que la generación en el lugar de consumo reduciría los costes de la red y las pérdidas, al tiempo que, al realizarse con tecnologías limpias, minimiza el impacto ambiental; entre las desventajas, ha señalado que con el autoconsumo se pierde economía de escala y aumentan los costes de gestión, por lo que ha incidido en que se tiene que regular para que actúe de forma eficiente.

Además, el ministro insistió en que la Comisión Europea considera que los costes regulatorios aplicados a los autoconsumidores deben reflejar adecuadamente su contribución a los costes totales de la red. Pero la situación en España es perfectamente lógica: un autoconsumidor contribuye a los costes fijos del sistema en proporción a su impacto en los mismos, tanto en la red como en las cargas por las políticas energéticas pasadas.

Por último, para el ministro es importante que el consumidor de energía pueda acceder a ella en condiciones económicamente óptimas, con flexibilidad y competencia que aseguren un coste razonable y un buen servicio. El consumidor debe tomar cada vez un papel más importante en la gestión de su demanda y España ha dado ya pasos importantes en este sentido a través de la introducción del PVPC o de los contadores inteligentes que permiten gestionar a los usuarios su consumo energético. Nadal ha recordado que España ya cuenta con un despliegue muy avanzado de contadores inteligentes (14,49 millones a finales de 2015 lo que supone el 51% del total y estando previsto culminar este despliegue en 2018).

En cuanto a precios energéticos, Álvaro Nadal puso en valor el equilibrio financiero tanto en el sistema eléctrico como el gasista que ha permitido congelar los peajes para 2017. E hizo especial hincapié en los consumidores vulnerables. Recordó que España cuenta con un bono social, que en la actualidad beneficia con un descuento del 25% a más de 2,4 millones de hogares, es decir, en torno a 7 millones de personas. Y ha incidido en el papel creciente de las políticas sociales en la garantía del suministro eléctrico accesible para los hogares más vulnerables.

Así, el Gobierno trabaja con los grupos parlamentarios para establecer un sistema de financiación estable para el bono social y un nuevo marco para la protección de los consumidores en situaciones de vulnerabilidad más severa. Nadal se ha mostrado partidario a reforzar la regulación de los cortes de suministro y a que las eléctricas contribuyan a los fondos de las CCAA que destinan a este asunto.