APPA pide un marco regulatorio estable antes de convocar nuevas subastas renovables

0

La Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA pide un marco regulatorio estable para el sector antes de poner en marcha nuevas subastas para la instalación de nueva potencia renovable. En opinión de su presidente, José Miguel Villarig, “es necesario que las renovables recuperen la seguridad jurídica perdida y que definamos como país una estrategia en materia energética, que debería seguir la senda de los objetivos medioambientales de la Unión Europea y de los Acuerdos de París”.

APPA aboga por un pacto de amplio consenso, duradero y que debería ser previo a cualquier planteamiento sectorial. Para que ello se produzca es necesario definir una estrategia energética, con vigencia a largo plazo y que el Gobierno consensue con los agentes del sector el diseño de un desarrollo ordenado de las energías renovables en nuestro país. Pedimos al Gobierno, y más ahora que está en funciones, que los planteamientos para nuevos desarrollos renovables se hagan con sensatez y seriedad, que traigan estabilidad al sector y que no arrojen más incertidumbre al mismo. La estrategia cortoplacista como país en materia de energía y una regulación errática han llevado a las energías renovables a afrontar la mayor crisis de su historia”, ha manifestado el presidente de APPA.

FuturENERGY
Subastas renovables

En opinión de la asociación, hay que ser cuidadosos para no actuar con precipitación ni tampoco hipotecar su futuro, tomando decisiones improvisadas como sería la convocatoria de una nueva subasta que estaría preparando el Ejecutivo en funciones.

El argumento para la subasta, según ha trascendido a la opinión pública, es avanzar en la penetración de renovables para que no corra peligro el cumplimiento de los objetivos de renovables comprometidos por España con la Unión Europea. “Desde APPA venimos manifestando desde hace años, y demostrándolo con datos en el Estudio Macro anual que publicamos sobre el sector renovable, que España no cumpliría sus objetivos si no cambiaba radicalmente sus políticas de fomento de renovables, algo que también puso de manifiesto la propia Unión Europea”, ha declarado José Miguel Villarig. La respuesta del Ministerio de Industria y su Secretaría de Estado de Energía ha sido siempre que España estaba en la senda de cumplimiento de sus objetivos y que no era necesaria más potencia renovable en el sistema.

Aun así, el Ministerio de Industria puso en marcha una subasta en abril de 2015, finalmente resuelta en enero de 2016, para la adjudicación de 500 MW de eólica y 200 MW de biomasa, que fue criticada por APPA al entender que tanto los requisitos de participación, como los criterios de adjudicación podrían distorsionar el resultado, como finalmente sucedió. En opinión de la asociación, la subasta sólo tuvo en cuenta la componente financiera, sin más requisito que la presentación de un aval, lo que haría difícil la materialización de los proyectos.

“El horizonte que se abre para las renovables tras los Acuerdos de París y los objetivos de la Unión Europea a 2020 y 2030 nos permite ser muy optimistas en cuanto al futuro. Un futuro que no debemos poner en peligro con planteamientos cortoplacistas. Es necesario huir de la improvisación y pensar en el largo plazo para conseguir desarrollos razonables y competitivos, que permitan poner en valor nuestra riqueza en recursos renovables y nuestro liderazgo”, ha manifestado el presidente de APPA.

Para ello, según la asociación, sería vital consensuar con el sector la estrategia energética, que desembocara en un marco regulatorio con una retribución predecible, lo que permitiría planteamientos y desarrollos que generarían más riqueza para el país. “Convocar una nueva subasta sin dotar antes a las renovables de un marco adecuado de desarrollo sería seguir actuando con la improvisación que ha sumido al sector en una total incertidumbre”, ha concluido José Miguel Villarig.