Ayudando a Hawaii a trazar un camino hacia la electricidad 100% renovable

Los EEUU y, el mundo en general, se encuentra en transición hacia un futuro de energía limpia. El estado de Hawaii, líder en esta transición desde que estableció la Iniciativa de Energía Limpia de Hawai en 2008 con el Departamento de Energía, ha emprendido un camino para lograr el objetivo más ambicioso de energía limpia en el país. Después de marcar inicialmente un objetivo del 70% de energía limpia en 2030, Hawaii subió su apuesta en 2015 mediante el establecimiento de una meta del 100% de electricidad renovable en 2045.

Comprendiendo que los desafíos continúan al tiempo que Hawaii se acerca a su meta, la Iniciativa de Transición Energética (ETI, en sus siglas en inglés) del EERE trabajó junto con expertos técnicos del Laboratorio de Energías Renovables (NREL, en sus siglas en inglés) del Departamento Nacional de Energía para impartir formación al personal de la Comisión de Servicios Públicos de Hawaii (PUC, por sus siglas en inglés) para ayudarles a prepararse para los cambios venideros.

FuturENERGY
 

La ETI proporciona un marco probado y recursos técnicos y herramientas para ayudar en la transición de las comunidades hacia una economía basada en las energías limpias y a lograr sus metas en este ámbito. En el caso de Hawaii, las políticas están evolucionando tan rápido como la tecnología. Trabajando con el personal de la PUC, se reconoció cómo líderes investigadores del NREL podrían desarrollar algún tipo de formación para ayudarles a mantenerse al día.

La formación, que se celebró este pasado mes de julio, encabezada por el NREL, se concentró en los sistemas de electricidad con grandes penetraciones de energía renovable. Se cimentó sobre una formación previa que el NREL dirigió en agosto de 2015 para la PUC, sobre los fundamentos de los sistemas eléctricos.

La última formación se llevó a cabo en dos sesiones de medio día, donde se trataron temas más avanzados, incluyendo los modelos de energía. El primer día se exploró la variedad de escenarios energéticos en el futuro, como los altos precios de los combustibles o el coste cero de la energía solar, examinando más tarde los costes sociales de cada escenario.

El segundo día se centró en los sistemas de distribución, los cables de baja tensión que recorren barrios y ofrecen energía a hogares y empresas. Los sistemas de distribución son el lugar donde los clientes conectan sus sistemas solares fotovoltaicos, por lo tanto, el modelado de sistemas de distribución se ha convertido en un elemento fundamental para la comprensión de los impactos de las altas penetraciones de sistemas fotovoltaicos. Hawaii tiene actualmente la mayor penetración fotovoltaica de cualquier estado, con la participación de clientes que albergan sistemas fotovoltaicos, unas 20 veces mayor que los de un servicio público promedio de Estados Unidos.

Para el personal de la PUC de Hawaii, el NREL desarrolló una interfaz web para el modelizado simplificado de distribución, permitiendo a los participantes examinar los efectos de cambiar unas pocas variables. Esta interfaz web les permitía cambiar dos o tres variables y ver cómo la colocación de los sistemas solares fotovoltaicos podía cambiar el perfil de tensión en diferentes puntos. Esta fue una excelente manera de conseguir que el personal de la PUC se involucrase en la integración de renovables y otras cuestiones de distribución de potencia.

Además de Hawai, la ETI trabaja con otras islas para establecer una visión energética a largo plazo e implementar con éxito la eficiencia energética y las soluciones de energías renovables, incluyendo las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, varias islas del Pacífico, e incluso algunas pequeñas islas de la costa de Maine.

Las islas tienen algunos de los mayores desafíos técnicos respecto a alcanzar los objetivos de energía limpia. No tienen estados vecinos en los que puedan apoyarse en el equilibrio oferta y demanda. Por ello, Hawaii ha recibido el apoyo del Departamento de Energía y el NREL para trabajar juntos y resolver estos difíciles desafíos, aprendiendo lecciones a lo largo del proyecto.

Algunas de estas lecciones aprendidas están disponibles en la ETI Islands Playbook, una guía orientada a la acción, que proporciona un marco que cualquier comunidad puede utilizar para iniciar, planear y realizar una transición a un sistema de energía limpia.