Bases para desarrollar la cogeneración

La cogeneración permitió en los años 80 el desarrollo del sistema distribuido, pero a partir de 2010 entró en una profunda crisis. En este artículo, José María Roqueta, Presidente de AESA, analiza su situación actual y las medidas a adoptar, que deberían permitir y justificar un nuevo desarrollo de esta tecnología, que últimamente se ha visto superada por las inversiones en renovables. Efectivamente, la inversión en cogeneración es más difícil que en renovables por varias razones, y muy especialmente, por los riesgos que deben asumir los inversores.

Entre estos riesgos se encuentran, especialmente, el precio del combustible, difícil de prever a largo plazo, y el riesgo del industrial que cogenera. Estos riesgos son perjudiciales frente a la opción de invertir en renovables, ya que estas tecnologías disponen de ciertas ventajas: el nivel de inversión por kW es similar, el coste del combustible es nulo y el coste de operación y mantenimiento es similar al de otras tecnologías. También, desde el punto de vista medioambiental y de aceptación pública, han ganado la partida, tanto entre el público en general, como entre las empresas del sector energético.

 

Otro factor a tener en cuenta, es la propia competencia con el sistema eléctrico centralizado, formado por grandes centrales alejadas de los consumidores: gran hidráulica, nucleares, centrales de carbón en bocamina, gran eólica, parques fotovoltaicos y termosolar. Las economías de escala permiten costes de inversión por kW mucho menores, y los últimos ciclos combinados a gas pueden tener eficiencias cercanas al 55%, casi iguales a las primeras cogeneraciones, cuyo REE se acerca al 60%. Leer más…

J.M. Roqueta
Presidente de AESA

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2017