BP apuesta por la recarga de vehículos eléctricos con la compra de Chargemaster

Según el informe “Energy Outlook 2018” de BP, la proporción de vehículos eléctricos en el parque automovilístico mundial podrá alcanzar alrededor del 15% en 2040, lo que significaría unos 300 millones de automóviles.

La movilidad está cambiando y BP se compromete a seguir siendo el minorista de energía de elección en el futuro. Por ello, apuesta por la recarga eléctrica a través de la compra del mayor proveedor de puntos de suministro de energía para vehículos eléctricos en el Reino Unido. Chargemaster gestiona la red pública de puntos de recarga de vehículos eléctricos más extensa del Reino Unido, con más de 6.500 puntos en todo el país.

En palabras de Tufan Erginbilgic, director operativo de BP downstream “En BP creemos que la unión del principal minorista de combustible del Reino Unido y la mayor compañía de recarga eléctrica es la clave del éxito del futuro; ofrecer una oferta verdaderamente diferenciada para el consumidor”.

La estrategia de BP para la adopción de vehículos eléctricos se basa en un acceso cómodo y conveniente a una carga ultra rápida. Por ello, una de las prioridades de BP Chargemaster será la puesta en funcionamiento de una infraestructura de carga ultra rápida, con una tecnología capaz de suministrar electricidad en diez minutos para ofrecer una autonomía de hasta 160 kilómetros. BP prevé incorporar los sistemas de Chargemaster a su red de estaciones de servicio británicas durante los próximos doce meses.

No es la primera inversión de BP en sistemas de recarga eléctrica. A través de la filial “BP Ventures”, se ha adelantado y ha invertido en StoreDot y Freewire Technologies, dos fabricantes de baterías ultrarrápidas para equiparar el tiempo de recarga de vehículos eléctricos a los vehículos de combustión interna, que están disponibles en sus estaciones de servicio. De esta manera, los consumidores no se tienen que preocupar por disponer de punto de carga en sus viviendas o por tener el vehículo cargando toda la noche.

La estrategia de futuro de BP se basa en una serie de planes definidos para continuar con la diferenciación y confía en que la diversificación de los servicios, la digitalización y la tecnología jugarán un papel fundamental.