Brexit: lo que podría significar para la industria eólica

0

 

El pasado 7 de julio WindEurope (anteriormente EWEA) publicó una nota evaluando el posible impacto del Brexit en la industria eólica. En su nota, WindEurope afirma, que aunque el impacto total y las implicaciones del referéndum en Reino Unido, y lo que significa para la industria eólica a corto y largo plazo, son imposibles de evaluar adecuadamente en esta etapa, hay algunas puntualizaciones que se pueden hacer con cierto grado de la claridad.

FuturENERGY
En primer lugar, el mercado eólico del Reino Unido mantiene una serie de fundamentos sólidos. El Reino Unido tiene menores márgenes de reserva que la mayoría del resto de países de Europa, por lo que necesita nueva capacidad de generación. El actual gobierno se ha comprometido a 1 GW anual de nueva potencia eólica marina hasta 2030. Sin embargo, el mercado del Reino Unido será más duro ahora. La perspectiva del Brexit y la incertidumbre política que trae, que durará no menos de 2-3 o más años de negociaciones de una nueva relación entre el Reino Unido y la UE, proyecta una sombra sobre las inversiones del Reino Unido. Es probable que esto aumente el coste del capital e impacte en los costes de los proyectos. El Parlamento del Reino Unido ha dicho que un incremento del 2% en la prima de riesgo podría elevar el coste de financiación de la energía eólica marina en 3.000 millones de libras al año.

El Brexit tendrá un impacto en la política. Así será el hecho de que habrá un nuevo gobierno del Reino Unido en septiembre. El actual Ministro de Energía ha dicho que el Reino Unido seguirá invirtiendo en energías renovables y nuclear. El nuevo Gobierno probablemente querrá seguir apoyando la eólica marina en vez de la eólica terrestre. Será ambicioso sobre el cambio climático: el Gobierno se ha comprometido a reducir las emisiones un 57% para el año 2032 (respecto a 1990). Y probablemente se adherirán a la fijación de precios del CO2, tanto si están como no, en el sistema de comercio de emisiones de la UE.

Hasta dónde van a aplicar las políticas energéticas de la UE no está claro en esta etapa. Si bien no se puede suponer que van a hacer todo independientemente de la UE. Los precios de la electricidad al por mayor en Reino Unido son el doble que en la mayoría de los lugares de Europa, y ellos ven el mercado eléctrico único de la UE y el aumento de las interconexiones, como una manera de reducirlos. Sus márgenes de reserva seguirán siendo difíciles durante algún tiempo, por lo que va a seguir siendo un importador neto de electricidad.

WindEurope espera que el debate del Brexit decante negativamente la balanza de la opinión sobre la política normativa de la UE de forma global. Europa va a perder un aliado en el cambio climático, la fijación de precios de CO2 y los mercados de electricidad – y en el mercado único, la política comercial y los servicios financieros, donde el enfoque pragmático, orientado a los negocios del Reino Unido por lo general trabajaba a su favor. En términos más generales, el peso relativo en la UE de los países del centro y este de Europa se incrementará con el Brexit. Va a ser más difícil para Bruselas hacer las cosas sin tener un buen número de estos países a bordo.

Estas son puntualizaciones que se pueden hacer con un cierto grado de confianza en la actualidad. Por supuesto quedan muchas preguntas sin contestar – y van a pasar meses o incluso años hasta que el panorama esté muy claro.