CENER coordina un ambicioso proyecto de ciudades inteligentes en el que tres ciudades europeas implementarán innovadoras experiencias piloto

Pamplona, junto con las ciudades de Trento (Italia) y Tampere (Finlandia), son las ciudades denominadas “faro” del proyecto europeo STARDUST, que está coordinado por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), y que ha sido seleccionado por la Comisión Europea dentro de la convocatoria de “Ciudades y
Comunidades Inteligentes” del Programa Marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020 (contrato nº: 774094), entre los 17 proyectos presentados.

El proyecto comenzó oficialmente su actividad el pasado 1 de octubre y tendrá una duración de 5 años. Cuenta con un consorcio muy heterogéneo de 29 socios (9 ciudades, empresas públicas y privadas, centros tecnológicos y de investigación, universidades y pymes), procedentes de nueve países europeos. Dispone de un presupuesto de 21 M€, y recibirá por parte de la Comisión Europea una subvención total de 18 M€ de los cuales aproximadamente 5,5 M€ se destinarán a actuaciones que se realizarán en Pamplona.

FuturENERGY
 

Precisamente en la capital navarra se celebra desde ayer martes y continua hoy miércoles la primera reunión de los socios del proyecto europeo STARDUST, que tiene como objetivo principal probar soluciones encaminadas a aumentar la eficiencia energética global, y mejorar la calidad de vida en las ciudades faro (Pamplona, Tampere y Trento), así como la estimulación de la economía local y la aparición de nuevos modelos de negocio. La forma de conseguirlo será mediante la integración de los sectores de la edificación, la energía y la movilidad eléctrica, utilizando las más avanzadas tecnologías de la información y comunicación, la conectividad y el Internet de las Cosas (conocido como IoT por sus siglas en inglés).

Por parte española, los participantes en este macro-proyecto son, además del Ayuntamiento de Pamplona, el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) como coordinador del proyecto, el Gobierno de Navarra, Nasuvinsa, Zabala Innovation Consulting, Jofemar, y la Universidad Pública de Navarra a través del Instituto de Smart Cities. El consorcio español lo completan la empresa de telecomunicaciones SICE y Gas Natural Fenosa.

En el marco del proyecto STARDUST se llevarán a cabo en Pamplona diferentes actuaciones piloto interconectadas entre ellas. Algunas de estas actuaciones previstas son: la rehabilitación energética del barrio de San Pedro; la instalación de una microrred eléctrica con generación energética a partir de fuentes renovables y aprovechamiento de calor residual, que suministrará energía para el alumbrado público y vehículos eléctricos; la implementación de la más avanzada tecnología inteligente para la gestión de la energía en las viviendas del Plan de Vivienda a desarrollar por Nasuvinsa; el impulso a la movilidad eléctrica mediante mecanismos de estímulo que implementará el Gobierno de Navarra; un nuevo sistema de bicicletas públicas eléctricas; un punto de recarga súper rápida de vehículos eléctricos; el establecimiento de zonas con sistemas de iluminación pública inteligente, etc. Las otras dos ciudades faro llevarán a cabo actuaciones similares, y se trabajará en el intercambio del conocimiento, experiencias y resultados entre las ciudades.

Igualmente se desarrollará una plataforma informática en la que se volcarán y se podrán consultar una gran cantidad de datos que se generen en la ciudad y que servirán, por una parte, a las administraciones públicas para mejorar los servicios que ofrecen a la ciudadanía y, por otra, a los ciudadanos, que dispondrán de información que les permita mejorar su calidad de vida, También a las empresas, pymes y emprendedores, que dispondrán de numerosos datos que podrán monetizar ofreciendo nuevos servicios en los campos de la energía, telecomunicaciones, comercio, etc.

La generación de empleo y actividad económica es un objetivo clave del proyecto STARDUST, y para conseguirlo se desarrollará una metodología para transferir los resultados del proyecto al tejido productivo de Pamplona y Navarra, y se contará con la participación de la empresa Oficinae Verdi, que trabajará, junto con el ecosistema de innovación formado por los agentes y empresas interesadas, identificando oportunidades de negocio y desarrollando modelos de negocio basados en la eficiencia energética, energías renovables, movilidad eléctrica, gestión y análisis de datos, y tecnologías de la información y comunicación.