Chile espera una bajada del 40% del precio de la electricidad ante las próximas licitaciones

La presentación de ofertas para la gran subasta de energía 2015/01 en Chile finaliza el próximo 27 de julio.

Tratándose del mayor concurso realizado en diez años, se ofertarán 12.430 GWh, y parece que hay unanimidad en el mercado eléctrico ante la próxima licitación eléctrica.

FuturENERGY
En los próximos días las empresas interesadas en participar deberán presentar sus ofertas para adjudicarse parte de  estos 12.430 GWh, que se dividen en bloques y subbloques.

Hasta ahora son casi 48 empresas las que han mostrado interés por el concurso, entre las que se encuentran las tres mayores generadoras de Chile: Endesa, Colbún y AES Gener.

Todas parecen estar de acuerdo en que habrá una alta participación, y una alta competencia que provocará una bajada de precios de la que se beneficiarán los consumidores finales. También esperan ver el efecto de la Ley de Transmisión, que tendrá también su consecuencia en el precio.

El precio promedio se verá fijado por las ofertas de las grandes compañías eléctricas, que serán también las que se llevarán el mayor porcentaje ofertado. Con respecto al año pasado, se prevé que haya una disminución hasta del 40% del precio, teniendo en cuenta que las ofertas podrían oscilar entre 50 y 100 US$. También se espera gran participación de nuevas compañías extranjeras. En general los protagonistas de la licitación estiman que la oferta que se presentará a la licitación lo hará al menos por más de la mitad de la cantidad licitada. Algunos estiman que incluso algunas compañías podrían reducir su rentabilidad a mínimos con tal de obtener un contrato de suministro.

Este año, a diferencia de años anteriores, se incluye en las bases del concurso un anexo que tiene como objetivo asegurar la calidad, oportunidad y seguridad del suministro a partir de la fecha de inicio del mismo. Esto implica la contratación de una póliza de seguro o la entrega de una garantía que asegure el suministro energético.

Algunas de las compañías manifiestan también su descontento con la decisión de llevar a cabo una licitación por tan largo periodo de tiempo, 20 años, teniendo en cuenta los cambios tecnológicos que pueden producirse en ese periodo. Se estima que el dinamismo del mercado eléctrico hace imposible proyectar precios para los próximos 20 años, sobre todo teniendo en cuenta la reducción de precios que presentan las renovables.