CIRCE concluye el proyecto EMILIE con seis nuevas soluciones para mejorar la eficiencia energética en los edificios

El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza, ha finalizado los trabajos del proyecto EMILIE, que ha conseguido desarrollar y demostrar la viabilidad de nuevas soluciones de eficiencia energética en los edificios. Estas soluciones se han basado en la utilización de nuevas tecnologías como los materiales de cambio de fase, el frío solar o los colectores solares de tubos de vacío. El proyecto forma parte del programa de cooperación transnacional Med, financiado por la Comisión Europea para promover el desarrollo regional de la zona del Mediterráneo. Con un presupuesto de más de 2 millones de euros, EMILIE ha congregado a seis centros de I+D y entidades de Francia, Croacia, Italia, Eslovenia y España. En cada uno de estos países, los respectivos socios han desarrollado una planta piloto en la que han ensayado las nuevas soluciones.

Además España, que ha tenido un peso importante en el desarrollo del proyecto, ha contado con dos de estos pilotos. El primero de ellos ha estado a cargo de CIRCE, en Zaragoza, en el Campus Río Ebro de la Universidad. La planta piloto de CIRCE ha permitido demostrar la eficacia de utilizar materiales de cambio de fase en ventanas, para conseguir ahorrar energía en el uso de la climatización de los edificios.

FuturENERGY
Ubicados en el interior de la ventana, estos materiales tienen la propiedad de cambiar su estado dependiendo de la temperatura exterior. Así durante el día pasan de estado sólido a líquido, absorbiendo y almacenando el calor del exterior, y asímantienen la temperatura interior. Por la noche se produce el efecto contrario, y el material cambia de líquido a sólido, cediendo el calor almacenado al interior del edificio. De este modo consiguen reducir las oscilaciones en la temperatura interior debido a las variaciones de la temperatura exterior.

El otro piloto español, ubicado en Sevilla, ha sustituido y mejorado el aislamiento del sistema de distribución en una instalación de climatización centralizada, consiguiendo ahorros del 8% anuales en consumo energético.

En Francia se ha instalado un sistema inteligente de medición y monitorización del consumo de energía en una residencia de estudiantes, que permite a los estudiantes conocer su consumo energético instantáneo, bien con los monitores ubicados en el edifico o bien a través de sus móviles y tablets, y tomar las acciones necesarias para reducirlos.

Por último, Eslovenia e Italia han optado por instalar sistemas de frío solar, que utilizan colectores solares de alto rendimiento, como son los de tubos de vacío, para producir frío utilizando la radiación solar. Este sistema permite así reducir el consumo de energía en los sistemas de refrigeración y aire acondicionado.