CITYMOVE y CITYLOG: Dos proyectos de reparto sostenible de mercancías

El transporte urbano de mercancías es uno de los grandes responsables de los atascos en las ciudades europeas, que contribuyen a su vez al retraso en los repartos y por tanto a un aumento de los costes para los transportistas y un mayor tiempo de espera para sus clientes.
La UE trata de dar con soluciones que reduzcan los problemas asociados al exceso de camiones de reparto mediante la financiación de proyectos como CITYMOVE («City Multi-Role Optimised Vehicle») y CITYLOG («Sustainability and Efficiency of City Logistics»).
Los responsables de ambas iniciativas colaboraron mediante un consorcio en el que participaron las principales empresas dotadas de vehículos de reparto y otros agentes clave para dar con una solución integral a este problema. Su coordinación recayó sobre FIAT Research Centre en Turín (Italia).
El equipo de CITYMOVE desarrolló y ensayó un vehículo de reparto versátil más adaptado al reparto en áreas congestionadas que las furgonetas y camiones comerciales utilizados en la actualidad. Con él se trató de aumentar la seguridad y la eficacia del reparto y en consecuencia reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
El equipo estudió el empleo de vehículos modulares con diseños basados en un chasis al que se pudiesen acoplar unidades de carga o cajas intercambiables y con una estructura optimizada conforme a las calles estrechas de los centros urbanos. En concreto se trató de mejorar la seguridad y reducir la contaminación, el ruido el consumo de combustible y los costes de explotación.
Por otro lado, CITYLOG creó tecnologías de logística que contribuyen a que las empresas de reparto entreguen sus mercancías con mayor eficacia, presten un servicio mejorado y reduzcan el consumo energético. El equipo se propuso además reducir la cantidad de camiones necesarios para el reparto urbano.
Las tecnologías consideradas incluyeron un planificador previo a la ruta optimizado que permitiese a las empresas organizar los itinerarios diarios de reparto teniendo en cuenta la situación del tráfico en todo momento.
El equipo de CITYLOG desarrolló un sistema de navegación dinámico basado en un servidor remoto cuyo objetivo era corregir la ruta de un vehículo en tiempo real para evitar retenciones de tráfico imprevistas. Se crearon además mapas digitales para el planificador y el sistema de navegación dotados de información específica sobre los espacios inaccesibles por motivos físicos o normativos.
En el equipo se incluyó un componente de seguimiento de paquetes capaz de remitir un mensaje tipo SMS al teléfono móvil del destinatario del paquete cuando se está a punto de hacer una entrega.
CITYLOG creó además prototipos de vehículos compatibles entre sí, en su mayor parte camiones de carga media y pesada y furgonetas de distribución de tamaño menor capaces de compartir e intercambiar contenedores. A todo ello se sumó el sistema BentoBox, compuesto por una estación de paquetes modular dotada de carritos intercambiables. El sistema ejerce de nodo urbano adicional en el que se acumulan entregas para aumentar la eficacia de la distribución y la recepción de paquetes a escalas más pequeñas.
Por ejemplo, un camión de gran capacidad que ejerza de furgoneta de distribución puede transportar varias cargas al mismo tiempo y depositarlas cerca del centro de la ciudad. Otras furgonetas más pequeñas o bicicletas de carga realizan el último tramo de la entrega.
CITYLOG y CITYMOVE crearon prototipos de los vehículos y soluciones logísticas. CITYLOG ensayó satisfactoriamente sus prototipos en ciudades importantes como Lion, Berlín y Turín, según afirmó Alessio Corongiu, coordinador del proyecto.
«La idea de BentoBox es un paradigma innovador en los servicios entre empresas y entre empresas y consumidores. Además hemos creado tecnologías de vehículos y unidades de carga innovadoras con las que añadir funcionalidades de carga y descarga, y un modelo de negocio nuevo para el último tramo de las entregas», añadió el Sr. Corongiu.
CITYMOVE recibió 3,3 millones de euros de financiación de la Unión Europea y en él participaron quince socios de seis países europeos. La financiación europea de CITYLOG rondó los 3,6 millones de euros y fue aprovechada por veinte socios de seis Estados miembros. Ambos proyectos finalizaron su labor a principio de año.