Comienzan en Corea del Sur los primeros Juegos Olímpicos de Invierno cero emisiones

La edición 23 de los Juegos Olímpicos de Invierno será uno de los eventos deportivos más sostenibles de la historia. Los Juegos, que tienen lugar en PyeongChang, Corea del Sur, tienen el pensamiento sostenible como núcleo, con el objetivo de convertirse en el primer evento deportivo cero emisiones de la historia.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2018 de PyeongChang (POCOG) se ha responsabilizado de la emisión de gases de efecto invernadero (GEIs) durante las fases de preparación y operación de los Juegos de Invierno de 2018. Con este fin, POCOG ha planeado reducir los GEIs emitidos en todas las fases de los Juegos a través de varias medidas de reducción, mientras que el resto de GEIs se compensarán a través de actividades voluntarias.

Transporte verde

Los participantes no pueden estacionar sus vehículos particulares en los lugares de competición, sino que deben acceder a ellos en transporte público

Por otro lado, el personal de operaciones utilizará vehículos eléctricos y y de hidrógeno durante los Juegos. Con este fin, POCOG firmó un acuerdo con Korea Electric Power Corporation (KEPCO). En el marco del acuerdo KEPCO ha proporcionado 150 vehículos eléctricos y 24 estaciones de recarga vehículos eléctricos para ser utilizados durante los Juegos. Además, POCOG aseguró 15 vehículos de hidrógeno y preparó un plan para utilizarlos en colaboración con el Ministerio de Comercio, Industria y Energía, la provincia de Gangwon y Hyundai Motor Company. Todos los vehículos seguirán siendo utilizados por KEPCO después de los Juegos; además, se espera que las estaciones de recarga rápida instaladas en la ciudad anfitriona aumenten el suministro de vehículos ecológicos en las comunidades locales.

Construcción de edificios verdes

Los seis estadios han obtenido certificados de construcción verde y de eficiencia energética. Así, al tiempo que se minimizan las emisiones de GEIs, los lugares de competición se conservarán como un legado sostenible para la comunidad local.

Usando energía renovable

Las fuentes de energía independientes y limpias para las seis nuevas sedes olímpicas no solo generan un impacto positivo para el medio ambiente sino que también maximizan la eficiencia energética requerida para el mantenimiento y la gestión de los edificios. Los estadios construidos incorporan instalaciones solares y geotérmicas. La energía solar se utiliza para generar electricidad y la calefacción geotérmica suministra agua caliente. La energía renovable representa el 12% del consumo total de energía para cada estadio, lo que es una contribución significativa al ahorro de costes energéticos en las operaciones de cada estadio.

Además, la capacidad de energía eólica actualmente en funcionamiento en la provincia anfitriona satisfará más del 100% de las necesidades energéticas. La potencia total alcanza los 203 MW, excediendo la capacidad requerida de 194 MW en un 104%.

Finalmente, los organizadores se han asegurado de repoblar un área forestal del doble del tamaño del evento, y el Parque Olímpico se ha construido en el sitio de un viejo vertedero, de 86.696 m2.

Un índice de su desempeño hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible está a disposición del público.