Confort y eficiencia. Valor añadido en hoteles

El sector hotelero está en constante evolución para cumplir nuevas demandas y nuevos retos. Sus edificios deberían ser capaces de expresar la innovación de una oferta exclusiva, ofrecer servicios cada vez más personalizados y proponer conceptos con un valor añadido, respetando la legislación medioambiental y la gestión de costes.

Ya se trate de una importante cadena internacional, un pequeño hotel con encanto o un complejo vacacional polivalente, todos estos edificios aportarán un nuevo concepto de servicio.

 

• El confort térmico y visual junto con la protección de la privacidad, contribuyen activamente al bienestar del cliente.
• Distintos ambientes que permitan a los clientes disfrutar de la comodidad que buscan en todo momento.
• Prestigio garantizado mediante prestaciones con valor añadido.
• Los edificios de alta eficiencia energética reducen la necesidad de aire acondicionado y calefacción, lo que se traduce en menos consumo en términos de energía y recursos naturales, mejorando la calificación energética como un valor añadido del edificio. El resultado es un rápido retorno de la inversión derivado del ahorro de energía y de costes de mantenimiento reducidos. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Septiembre 2016