Esta nueva API reafirma el compromiso de DEXMA hacia el sector de la eficiencia energética. Con una API más rápida, simple y fácilmente extensible, DEXMA abre su plataforma a un nuevo ecosistema de Aplicaciones para gestionar la eficiencia energética en Edificios, Terciario e Industria y conseguir así ahorros de hasta un 30% anual en la factura energética.

¿Pero qué es una API? Una API (Interfaz de Programación de Aplicaciones) representa un conjunto de herramientas para construir aplicaciones de software. En otras palabras, la API es el lenguaje que utilizan las máquinas. El modo en que un ordenador, teléfono móvil u otro tipo de aparatos acceden a datos. En nuestro contexto, ejemplos de estos datos sería obtener para una cadena de varios establecimientos el ratio de consumo kWh/m2/año y rankearlo según ventas en un tienda de retail (vía integración con un ERP) o pernoctaciones recibidas en un hotel.

FuturENERGY
Con cerca de 800 clientes y 175 Partners en 28 países, DEXMA ha decidido lanzar esta nueva API para dar una solución al aumento de peticiones de personalizar el software DEXCell Energy Manager en clientes medianos y grandes, y poder así hacer frente a los retos más complejos en la gestión energética.

La nueva API permite a comercializadoras y ESCOs analizar datos a gran escala, construyendo aplicaciones tanto para móviles como para tablets como PC.

Para demostrar la potencia y versatilidad de la nueva API, DEXMA ya ha empezado a usarla en varios proyectos como son el Midnattssol Project donde se desarrolla un sistema que permite maximizar el uso de energía solar dependiendo del nivel de demanda y el Proyecto eQualtiq donde se están desarrollando un set de aplicaciones basadas en la Evaluación de Predicción de Demanda (Demand Forecast Assessment), Gestión de la Demanda Automática o Semiautomática (ADSM/SaDSM), Compra de energía y Gestión de la Demanda (Demand Response).

Juntamente con esta nueva API, DEXMA ha puesto en marcha nuevos servicios profesionales de desarrollo a medida, donde ofrece a terceras empresas (comercializadores eléctricas, ESCOs y OEMs) la externalización de estos desarrollos.