Diputación de Bizkaia y las empresas Arteche, Ingeteam y Ormazabal presentan el segundo proyecto del Energy Intelligence Center

Arteche, Ingeteam y Ormazabal colaboran en el desarrollo de una micro red eléctrica inteligente, un proyecto que se enmarca en una de las tres áreas del Energy Intelligence Center que impulsa la Diputación Foral de Bizkaia: el transporte y distribución de la energía eléctrica.

Se trata del segundo acuerdo tractor dentro del Energy Intelligence Center, tras la colaboración entre la Diputación y Petronor-Repsol para la creación de la Unidad de Movilidad Sostenible para desarrollar un vehículo eficiente.

FuturENERGY
Arteche, Ingeteam y Ormazabal colaboran en el desarrollo de una microrred eléctrica inteligente en media tensión, trabajando de manera conjunta para el avance y consolidación de esta iniciativa que, con el apoyo de la Diputación, quiere hacer de Bizkaia un polo de referencia en este ámbito. Las tres empresas, que previamente han identificado una oportunidad de negocio conjunto, han definido ya una primera fase de cooperación para el diseño conceptual de una microrred eléctrica inteligente y la realización de una experiencia piloto, así como la elaboración de un estudio de mercado y la definición de un Modelo y un Plan de Negocio.

El Diputado General ha subrayado que con este acuerdo Bizkaia da un gran paso en un sector estratégico para el territorio y en un área como las microrredes, sobre la que investigan potencias como Estados Unidos, Canadá y Japón: el futuro eléctrico se juega en clave de calidad, eficiencia y respeto al medio ambiente. Y con este acuerdo, Bizkaia y sus empresas entran a tiempo en esta clara oportunidad de futuro global.

Microrredes eléctricas inteligentes

Las microrredes eléctricas son pequeños sistemas inteligentes de distribución eléctrica y térmica autogestionados localmente, de forma que podrían funcionar tanto conectados a la red pública de distribución como aislados de la misma.

Sus ventajas para los consumidores, el medio ambiente y la economía son diversas. Las microrredes permiten una mayor calidad del suministro, mayor ahorro y menor dependencia de la red de distribución, ya que se controla más el consumo y se optimizan los elementos del sistema. Además, la cercanía de la ubicación de las fuentes de generación y el  aprovechamiento en red de los diversos sistemas de energía y calor aumentan considerablemente la eficiencia energética del conjunto.

En el aspecto medioambiental, las microrredes utilizan menos energía que los sistemas actuales de generación y distribución centralizada, por lo que reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. Asimismo, su uso potenciaría la implantación de sistemas alternativos basados en energías renovables, más respetuosas con la naturaleza.