Duplicar las renovables en 2030 en la UE: positivo para la economía, clave para la reducción de emisiones

Un nuevo informe de IRENA describe cómo aumentar la proporción de energías renovables al 34% puede impulsar la economía y ayudar a cumplir los objetivos de reducción de emisiones

La UE puede aumentar la cuota de renovables en su mix energético al 34% para 2030, el doble de la cuota en 2016, con un impacto económico positivo neto, de acuerdo con un informe de IRENA, lanzado en Bruselas.

Al presentar los hallazgos durante un evento de lanzamiento, “Perspectivas de Energía Renovable para la Unión Europea”, desarrollado a petición de la Comisión Europea, el Director General de IRENA, Adnan Z. Amin, destacó que es posible lograr mayores porcentajes de energía renovable con la tecnología actual, y que se generarían inversiones adicionales de alrededor de 368 000 M€ hasta 2030, lo que equivale a una contribución media anual del 0,3% del PIB de la UE. El número de personas empleadas en el sector en toda la UE -actualmente 1,2 millones- crecerá significativamente con una estrategia revisada.

Aumentar la proporción de energía renovable ayudaría a reducir las emisiones en un 15% adicional para 2030, una cantidad equivalente a las emisiones totales de Italia. Estas reducciones pondrían a la UE en línea con su objetivo de reducir las emisiones en un 40% en comparación con los niveles de 1990, y la situarían en una ruta positiva hacia la descarbonización a más largo plazo. El aumento supondría un ahorro de entre 44 000 y 113 000 M€ anuales para 2030, al contabilizar los ahorros relacionados con el coste de la energía y evitar los costes medioambientales y sanitarios.

“Desde hace décadas, a través de objetivos ambiciosos a largo plazo y fuertes medidas de política, Europa ha estado a la vanguardia del despliegue mundial de energías renovables”, dijo el Director General de IRENA, Adnan Z. Amin. “Con una nueva estrategia de energías renovables ambiciosa y alcanzable, la UE puede ofrecer certidumbre de mercado a los inversores y promotores, fortalecer la actividad económica, crear empleos, mejorar la salud y poner a la UE en una ruta de descarbonización más sólida en línea con sus objetivos climáticos.”

Acogiendo con satisfacción la puntualidad del informe, Miguel Arias Cañete, Comisario Europeo de Energía y Acción Climática, dijo: “El informe confirma nuestras propias evaluaciones de que los costes de las energías renovables han disminuido significativamente en los últimos años, y que necesitamos considerar estas nuevas realidades en nuestros niveles de ambición para las próximas negociaciones para concretar las políticas de energía renovable de Europa.”

El informe destaca que todos los Estados miembros de la UE tienen un potencial de energía renovable rentable adicional, y señala que las opciones de calefacción y refrigeración renovable representan más de un tercio del potencial renovable adicional de la UE. Además, todas las opciones de transporte renovable serán necesarias para cumplir los objetivos de descarbonización a largo plazo de la UE.

Entre los hallazgos clave adicionales del informe se incluyen:

•Alcanzar un 34% de cuota renovable para 2030 requeriría una inversión promedio estimada en energía renovable de alrededor de 62.000 ME anuales.
•El potencial de energía renovable identificado daría como resultado 327 GW de potencia eólica instalada, 97 GW adicionales en comparación con el negocio habitual, y 270 GW de energía solar, un aumento de 86 GW respecto a un escenario Business as Usual.
•La adopción acelerada de bombas de calor y vehículos eléctricos aumentaría la electricidad al 27% del consumo total de energía final, en comparación con el 24% en el escenario habitual.
•La proporción de energía renovable en el sector energético aumentaría al 50% para 2030, en comparación con el 29% en 2015.
•En los sectores de uso final, la energía renovable representaría el 42% de la energía en los edificios, el 36% en la industria y el 17% en el transporte.
•Se necesitan todas las opciones de transporte renovable, incluidos los vehículos eléctricos, tanto los avanzados como los convencionales, y los biocombustibles para alcanzar los objetivos de descarbonatación a largo plazo de la UE.

El informe es una contribución a las discusiones en curso sobre el paquete ‘Energía limpia para todos los europeos’ de la Comisión Europea, presentado en noviembre de 2016, que propuso un marco para apoyar el despliegue de energías renovables.

“Perspectivas de Energía Renovable para la Unión Europea”, forma parte de la hoja de ruta de energía renovable de IRENA, REmap, que determina el potencial de los países, regiones y el mundo para aumentar las energías renovables para garantizar un futuro energético asequible y sostenible. La hoja de ruta se centra en las opciones de tecnologías energéticas renovables, así como en calefacción, refrigeración y transporte. El estudio REmap para la UE se basa en un análisis profundo de los estudios REmap existentes para 10 Estados miembros de la UE (que representan el 73% del uso de energía de la UE), complementado y agregado con análisis de alto nivel para los otros 18 Estados miembros de la UE.