La participación del 36% de las energías renovables en el mix energético mundial en 2030 aumentaría el producto interior bruto mundial hasta en un 1,1%, aproximadamente 1,3 billones de dólares, según un nuevo análisis realizado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA).

El informe “Beneficios de Energías Renovables: Medición de la Economía”, publicado hoy en la 6ª Asamblea de IRENA, proporciona la primera estimación global de los impactos macroeconómicos de la implementación de las energías renovables. En concreto, se describen los beneficios que se lograrían en el caso de duplicar la cuota mundial de las energías renovables para el año 2030 respecto a los niveles de 2010.

“El reciente Acuerdo de París envió una fuerte señal a los países para que pasaran de la negociación a la acción para una rápida descarbonización el sector energético”, dijo Adnan Z. Amin, Director General de IRENA. “Este análisis evidencia que alcanzar la transición energética necesaria no sólo mitigaría el cambio climático, sino que también estimularía la economía, mejoraría el bienestar humano y fomentaría el empleo en todo el mundo.”

Más allá de la búsqueda del incremento del PIB mundial en 2030 de hasta 1,3 billones US$ – más que las economías combinadas de Chile, Sudáfrica y Suiza a partir de hoy – el informe también realiza el análisis del impacto específico por países. Japón podría ver el mayor impacto positivo del PIB (2,3%), pero Australia, Brasil, Alemania, México, Sudáfrica y Corea del Sur también verían un crecimiento de más del 1%.

Según el informe, las mejoras en el bienestar humano irían mucho más allá del aumento del PIB gracias a una serie de beneficios sociales y ambientales. El impacto de la implementación de las energías renovables en el bienestar se estima de tres a cuatro veces mayor que su impacto en el PIB, con el incremento del bienestar mundial en un 3,7%. El empleo en el sector de las energías renovables también aumentaría de los 9,2 millones de puestos de trabajo a nivel mundial actuales a más de 24 millones en 2030.

Una transición hacia mayores cuotas de energías renovables en el mix energético global también podría causar un cambio en los patrones comerciales, ya que reduciría a más de la mitad las importaciones mundiales de carbón y reduciría las importaciones de petróleo y gas, en beneficio de los grandes importadores como Japón, India, Corea y la Unión Europa. Los países exportadores de combustibles fósiles también se beneficiarían de una economía diversificada.

Puedes descargar el informe completo aquí.