El 85% de los nuevos autobuses que circularán por Madrid en 2016 lo harán con gas

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado sus presupuestos, en los que confirma la compra de 200 nuevos autobuses para 2016, de los cuáles 170 circularán con gas. El dato significa que el 85% de los autobuses comprados usará gas, poniendo de manifiesto que éste combustible para el transporte público es una alternativa real que está permitiendo mejorar la calidad del aire en Madrid y en otras ciudades que también lo usan.

Así, la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) pasa del 43% al 50% de la flota de autobuses con gas. Además, prevé invertir 225.000 euros a la adecuación a sistema multicumbustible (dual fuel) para la alimentación simultánea de gas en 15 autobuses, y ampliar los puntos de repostado de gas vehicular en Carabanchel y Entrevias.

Es sin duda una gran noticia para una ciudad que afronta graves problemas de contaminación y que ha desembocado en la puesta en marcha de medidas extraordinarias, como la de hoy, para evitar que la situación del aire fuera a peores. Y es que la contaminación atmosférica que existe en las ciudades procede mayoritariamente del automóvil privado y de las flotas de transporte en un 70- 80%. Sobre este punto, el gas para uso vehicular es el combustible más eficiente y sostenible ya que conjuga en equilibrio importantes ventajas medioambientales, a través de la reducción de emisiones y de una menor contaminación acústica. Por ello es fundamental la implantación del gas en el transporte público, así como en los vehículos privados, en los taxis y en las flotas de otros servicios, para garantizar una reducción de emisiones encaminadas a mejorar la calidad del aire de las ciudades.

En la red madrileña de transporte público, el gas ya está presente siendo el combustible en el 40% de la flota total de autobuses, mejorando en cada kilómetro la calidad del aire de la ciudad. Se viene utilizando en Madrid desde 1994, año en el que se incorporó el primer autobús propulsado por dicho combustible. Desde entonces la flota se ha incrementado hasta casi el medio millar de unidades, a los que deben sumarse los 200 que se introducirán al año que viene.
En los últimos años se ha aumentado considerablemente el número de autobuses a gas en las grandes urbes españolas. Ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla o Burgos disponen de una amplia red de transporte público que usa gas como combustible

El gas en el transporte

El gas para vehículos permite reducir en más de un 80% las emisiones de óxidos de nitrógeno y en casi el 100% las partículas en suspensión, principales contaminantes que afectan a la salud humana. Además, los motores de gas natural producen hasta un 50% menos de emisión sonora que los motores diésel.
En todo el mundo hay más de 20 millones de vehículos a gas y en España, 4.600 vehículos circulan ya con este combustible, fundamentalmente autobuses en un 40% y camiones de recogida de residuos en un 29%. En total 21 provincias disponen ya de suministro de estaciones públicas, entre las que se encuentran Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia.

Imagen : Microbús electrico M1 (Embajadores – Sevilla). Foto de Ricardo Ricote Rodríguez