El acceso universal a internet requiere una electricidad más fiable

0

Actualmente, más de 4.000 millones de personas no están conectadas a internet, lo que representa una gran oportunidad tanto para el desarrollo como para las empresas. Cerrar la brecha digital para estos miles de millones sin red requiere un acceso asequible y fiable a la electricidad. La energía es un elemento crucial en todas las etapas del suministro de acceso a Internet: desde la ejecución de servicios de backhaul para el núcleo de la red y las estaciones base, hasta para energizar los dispositivos que usan los consumidores para conectarse. Sin embargo, en gran parte del mundo en desarrollo, la electricidad fiable sigue siendo cara y difícil de obtener.

De acuerdo con un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance en colaboración con Facebook, lograr el acceso universal a Internet requerirá ampliar el acceso a electricidad asequible y fiable, especialmente para las personas que viven en áreas remotas en economías emergentes.

El informe Powering Last-Mile Connectivity perfila algunos de los desafíos que enfrenta el mundo en desarrollo para que más personas accedan a la red y las implicaciones para la industria móvil si miles de millones de personas continúan careciendo de ese acceso.

Cinco ideas clave del estudio son:

  1. Reducir la brecha digital para los 4.000 millones de personas sin acceso a Internet, especialmente aquellas en áreas remotas de economías emergentes, requiere un acceso a electricidad asequible y fiable.
  2. El acceso a la electricidad es clave tanto para proveer como para consumir servicios de conectividad. Se necesita energía en toda la cadena de valor, desde el backhaul para las redes de acceso, a los dispositivos que las personas usan para conectarse.
  3. A nivel mundial, los operadores de redes móviles y operadores de torres para móviles gastan anualmente 3.800 M$ en combustible diesel para sitios remotos. Estos costes constituyen un componente significativo del presupuesto operativo.
  4. La energía solar y el almacenamiento en baterías son ahora lo suficientemente baratos como para desempeñar un papel clave en la expansión del acceso a Internet.
  5. Las alianzas entre la industria de las telecomunicaciones y el sector de la energía permitirán a ambos sectores escalar más rápidamente hacia el acceso universal.

Suministrar energía a los consumidores de nueva conectividad

Sin acceso a la electricidad en el hogar, conectarse a los servicios de Internet es un desafío importante, principalmente debido a la dificultad y el coste de cargar del dispositivo. Aunque las personas pueden vivir en comunidades cubiertas por redes 3G, el uso de sus teléfonos inteligentes está limitado si no tienen electricidad en sus hogares. Los consumidores sin acceso a la red eléctrica viajan hasta 15 km por semana para cargar sus teléfonos en pequeños quioscos. Dependiendo de la ubicación, la carga del kiosco puede constituir más de un tercio del costo total (2-7 $/mes) de poseer un dispositivo con acceso a Internet y una parte importante de los ingresos del hogar. Estas condiciones hacen que la carga diaria sea prohibitiva y limitan la propiedad y el uso de teléfonos inteligentes.

La energía fotovoltaica a pequeña escala y el almacenamiento han comenzado a ganar tracción como fuentes primarias de energía para infraestructuras y comunidades remotas, particularmente cuando estructuras innovadoras de financiación las llevan al mercado. Los componentes críticos para tales sistemas se están volviendo cada vez más baratos. Las empresas de acceso a la energía están utilizando estas tecnologías para potenciar la conectividad con diversos modelos de negocios, desde pequeños kits solares portátiles para hogares individuales hasta micro-redes a escala de aldea que pueden suministrar energía a empresas locales y la infraestructura de telefonía móvil.

Suministrar energía a la infraestructura de conectividad

La expansión de una red de telefonía móvil generalmente requiere la construcción de nuevas torres para las estaciones base que conectan los teléfonos móviles a la red más amplia. Sin embargo, en áreas remotas, las torres necesitan una energía cara y generan ingresos limitados debido a la baja densidad de población. Una combinación de energía más barata y distribuida alimentada por energía solar para la infraestructura convencional de telefonía móvil y estaciones base más pequeñas y eficientes, diseñadas para cubrir las brechas de cobertura de la red principal, podría llegar a más personas a un coste menor.

Más de un millón de torres de telefonía móvil en países en desarrollo no están conectadas a la red o tienen, en el mejor de los casos, un suministro de red extremadamente poco cfiable. Estas torres generalmente dependen de generadores diesel para obtener energía primaria durante gran parte del día para evitar interrupciones en la red móvil.

Compuestos por energía solar, generador de diesel y baterías, los sistemas energéticos híbridos pueden ahorrar a los operadores de torres hasta el 54% del coste energético de una torre aislada de la red, respecto al coste de un generador diesel convencional.

Abundan las oportunidades para las asociaciones

Una combinación de avances tecnológicos y modelos de negocios innovadores ahora proporciona enfoques alternativos para impulsar la conectividad en la “última milla”. Hay muchas oportunidades para que tanto las grandes compañías como las nuevas empresas aprovechen al máximo. Las alianzas entre empresas de telecomunicaciones, compañías de energía y nuevas empresas en modelos comerciales innovadores, infraestructura de comunicación alternativa y capital de riesgo en etapas tempranas pueden impulsar la conectividad energética y de red para miles de millones de personas.