El Banco Africano de Desarrollo, el Fondo Verde para el Clima y África50 apoyan el programa Desert to Power para el desarrollo de energía solar en la región del Sahel

El Banco Africano de Desarrollo, el Fondo Verde para el Clima (GCF) y el fondo de inversión Africa50 han firmado una carta de intención para colaborar en el programa Desert to Power en el marco de las Reuniones Anuales del Banco, Busan, Corea.

El programa Desert to Power, iniciado por el Banco, tiene como objetivo desarrollar 10.000 MW de energía solar en toda la región del Sahel. Está destinado a proporcionar electricidad generada mediante energía solar a 250 millones de personas, incluidos 90 millones a través de soluciones aisladdas de la red, facilitando el desarrollo de la agricultura y otras actividades económicas.

Las tres instituciones acordaron que compartirán ideas y recursos sobre las oportunidades para que la energía solar esté disponible en toda la región del Sahel, transformando los desiertos africanos en nuevas fuentes de energía renovable.

El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina, recibió con agrado el apoyo del GCF a la iniciativa, que según él tiene el potencial -con inversión del sector privado- para convertirse en la zona de energía solar más grande del mundo. “El programa Desert to Power transformará a los países de la región del Sahel al acelerar su acceso a la energía a través de la energía solar. Para realizar esta ambición, se necesita una fuerte colaboración. Por lo tanto, la asociación con Green Climate Fund y Africa50 es un gran hito y nos ayudará a desrrollarla a escala“.

El Director Ejecutivo del GCF, Howard Bamsey, destacó el potencial de Desert to Power: “Los países del Sahel han identificado el potencial de la energía solar para llevar energía verde a las personas en toda la región. La inversión en energías renovables es una prioridad en sus Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDCs) según el Acuerdo de París“, agregó, refiriéndose a los planes de acción que los gobiernos nacionales están desarrollando para enfrentar el cambio climático.

Alain Ebobissé, CEO de Africa50, afirmó: “África50 trata de aprovechar las alianzas para contribuir al crecimiento del continente a través del desarrollo y la financiación de proyectos de infraestructura de privados y de alto impacto. Este acuerdo nos permite aprovechar nuestras capacidades de desarrollo de proyectos y construir una cartera más grande de proyectos financiables que proporcionarán a millones de personas y empresas en el continente energía limpia y asequible“.