El centro para personas con autismo ALEPHTEA ahorrará el 30% de su factura eléctrica gracias a una instalación de autoconsumo donada por UNEF

Los socios de UNEF, la asociación mayoritaria del sector fotovoltaico que agrupa al 85% de la capacidad instalada en España, han donado al colegio para personas con autismo ALEPH‐TEA una instalación de autoconsumo que permitirá al centro ahorrar el 30% de su factura eléctrica. Los Trastornos del Espectro Autista afectan a uno de cada 250 niños en edad escolar.

Se calcula que en España hay unas 200.000 personas con TEA, 50.000 de ellas menores de edad. ALEPH‐TEA es una asociación sin ánimo de lucro constituida en 2002 por un grupo de familias con hijos e hijas que sufren Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y profesionales especializados, que trabaja para mejorar la calidad de vida y la inclusión social de las personas con autismo y sus familias.

El proyecto instalado en el centro ALEPH‐TEA supondrá un ahorro de los gastos eléctricos equivalente al coste total de las dietas anuales de 80 alumnos del centro. La donación permitirá a las familias de la asociación un alivio en las cargas económicas a las que tienen que hacer frente, que se han visto incrementadas en los últimos tiempos por la reducción de las ayudas sociales.

La instalación de autoconsumo consta de 30 paneles fotovoltaicos de 215 Wp de potencia unitaria conectados a un inversor de 6 KW. Está gestionada por un equipo que controla y regula en tiempo real la producción instantánea en función del consumo efectivo, evitando la inyección a la red de excedentes.

A precios de mercado y con las condiciones normativas y administrativas actuales, la instalación donada habría supuesto una inversión de 9000€, que se habrían recuperado en 5 años.
El proyecto ha sido posible gracias a la donación de recursos materiales y humanos de los socios y voluntarios GRUPO TSK, PRAXIA ENERGY, FRONIUS, AS SOLAR, LACECAL, GREEN POWER MONITOR, FOTOSOLAR, y los ingenieros Enrique Alcor y Javier del Amo.

El RD de autoconsumo recientemente aprobado por el Gobierno, implicará una reducción del
24% del ahorro que el centro ha conseguido con la instalación. Pérdidas a las que habrá que sumar los gastos asociados a la necesidad de tramitar la regularización de la instalación de nuevo, pues el borrador de proyecto de normativa se aplicará de forma retroactiva.

El RD de autoconsumo al que deben adaptarse las instalaciones antes de abril de 2016, ha sido
duramente criticado por las instituciones reguladores (CNE, CNC, Defensora del Pueblo), sindicatos, consumidores, plataformas ciudadanas, asociaciones profesionales y el grueso de
los partidos de la oposición.

La fuerte oposición social ha mejorado las condiciones planteadas en los primeros borradores,
especialmente para las pequeñas instalaciones, pero mantiene barreras injustificables para el
desarrollo del autoconsumo, como el popularmente conocido como “impuesto al sol”, una serie de “cargos” extra para los consumidores que cuenten con un sistema de ahorro y eficiencia energética con placas fotovoltaicas, y que haría que gran parte de estas instalaciones
no resultaran rentables.