El desplome de costes de eólica, solar y baterías mete presión a los combustibles fósiles

El carbón y el gas enfrentan una amenaza creciente a su posición en el mix de generación de electricidad mundial, como resultado de las espectaculares reducciones de costes no solo de las tecnologías eólica y solar, sino también de las baterías, según un estudio de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) El estudio de los costes comparativos en todo el mundo muestra una mejora del 18% en la competitividad de las energías eólica terrestre y solar en el último año, y nuevos roles de rápida evolución para las baterías

El último informe de BNEF sobre los costes nivelados de la electricidad, o LCOE por sus siglas en ingles, para todas las tecnologías líderes, encuentra que la energía procedente de combustibles fósiles enfrenta un desafío sin precedentes en los tres roles que desempeña en el mix energético: el suministro de generación a granel, el suministro de generación despachable y la provisión de flexibilidad.

En la generación a granel, la amenaza proviene de las energías eólica y solar fotovoltaica, que han reducido aún más sus LCOEs en el último año, gracias a la caída de los costes de capital, la mejora de la eficiencia y la expansión de subastas competitivas por todo el mundo.

En lo que respecto a la potencia despachable, la capacidad de responder a las solicitudes de la red para aumentar o reducir la generación de electricidad a cualquier hora del día, el desafío para el nuevo carbón y el gas proviene del acoplamiento de almacenamiento en baterías con energía eólica y solar, permitiendo a estas dos fuentes variables suavizar la producción, y si es necesario, cambiar el horario de suministro.

En lo que se refiere a la flexibilidad, la capacidad de encenderse y apagarse en respuesta a cortes de electricidad de la red y excedentes durante períodos de horas, las baterías autónomas son cada vez más rentables y están empezando a competir en precio con centrales de gas de ciclo abierto, y con otras opciones como la hidroeléctrica de bombeo.

BNEF ha analizado detenidamente el impacto de la disminución del 79% observada en los costes de las batería de iones de litio desde 2010 sobre la economía de esta tecnología de almacenamiento en diferentes partes del sistema eléctrico. Las conclusiones son escalofriantes para el sector de los combustibles fósiles.

Algunas centrales eléctricas de carbón y de gas existentes, con costes de capital mínimos, continuarán desempeñando un papel durante muchos años, cumpliendo la doble tarea de generación a granel y de balanceo, a medida que aumenta la penetración eólica y solar. Pero el argumento económico para construir nueva potencia de carbón y gas se está desmoronando, ya que las baterías comienzan a interferir en los ingresos por flexibilidad y por recorte de picos de que disfrutan las centrales de combustibles fósiles.

BNEF calcula los LCOEs para cada tecnología, teniendo en cuenta todo, desde los costes de los equipos, la construcción y la financiación hasta los gastos de operación y mantenimiento y el promedio de horas de funcionamiento; descubriendo que en la primera mitad de 2018, el LCOE global de referencia para la energía eólica terrestre es de 55 $/MWh, un 18% menos que en los primeros seis meses del año pasado, mientras que el equivalente de la energía solar fotovoltaica sin sistemas de seguimiento es de  70 $/MWh. también un 18% inferior. En el mismo período, el LCOE de la eólica marina es de 118 $/MWh, un 5% menos.

El análisis de BNEF mostró LCOEs especialmente bajos para la energía eólica terrestre en India, Brasil, Suecia y Australia, y para la energía fotovoltaica en Chile, India, Australia y Jordania.

Tomando India como ejemplo, BNEF ahora muestra un LCOE de referencia para la energía eólica terrestre de solo 39 $/MWh, un 46% menos que hace un año, y para la energía solar fotovoltaica de 41 $/MWh, un 45% inferior. En comparación, el carbón llega a 68 $/MWh, y las centrales de gas natural de ciclo combinado a 93 $/MWh. En India, los sistemas eólica+baterías y solar+baterías tienen amplios rangos de costes, de  34-208 por $/MWh y 47-308 por $/MWh respectivamente, dependiendo de las características del proyecto, pero el centro de esos rangos está cayendo rápidamente.

Las subastas competitivas para nueva capacidad renovable han obligado a los promotores, proveedores de equipos y financieros a reducir todos los diferentes costes que supone establecer proyectos eólicos y solares. Gracias a esto y a una tecnología progresivamente más eficiente, estamos viendo precios mínimos récord para las energías eólica y solar, y luego esos registros se rompen una y otra vez de manera regular.

BNEF ha estado analizando los valores del LCOE de las diferentes tecnologías desde 2009, en base a su base de datos de financiación de proyectos y el trabajo de sus equipos de analistas sobre la dinámica de costes en diferentes sectores. En ese período de nueve años, el LCOE de referencia mundial para la energía solar fotovoltaica sin seguimiento se ha derrumbado un 77%, y el de la eólica terrestre un 38%.

Los LCOE para las fuentes más antiguas y establecidas, como el carbón, el gas, la energía nuclear y las grandes hidroeléctricas, solo han visto reducciones muy modestas en el mejor de los casos, en ese espacio de tiempo, y en algunos países, en realidad han aumentado. El índice de precios de las baterías de iones de litio de BNEF muestra una caída desde 1.000 $/kWh en 2010 a 209 $/kWh en 2017.