El grupo Volkswagen adopta una nueva estrategia para convertirse en proveedor líder mundial de movilidad sostenible

El Grupo Volkswagen está sentando las bases de un éxito duradero en el mundo de la movilidad del futuro, para evolucionar hasta convertirse en un proveedor líder mundial de movilidad sostenible. Para alcanzar dichos objetivos, el Comité Ejecutivo –con la aprobación del Consejo de Administración– ha puesto en marcha el nuevo programa de futuro “Together – Estrategia 2025”. Con ello, también ha iniciado el mayor proceso de transformación en la historia del Grupo Volkswagen. La nueva estrategia del Grupo comprende numerosas decisiones estratégicas de gran alcance e iniciativas específicas básicamente dirigidas a salvaguardar su futuro a largo plazo y generar un crecimiento rentable. Todo ello se logrará mediante una completa transformación del negocio automovilístico principal, con un incremento significativo de la eficiencia y un fortalecimiento del poder innovador, así como de la mentalidad y el enfoque emprendedor en la compañía.

‘TOGETHER – Estrategia 2025’ proporciona el marco y la guía para la prevista evolución del Grupo Volkswagen, de fabricante de coches a proveedor líder mundial de movilidad sostenible. Esto se desarrollará mediante estrategias correspondientes a cada marca del Grupo Volkswagen, que serán elaboradas en los próximos meses.

FuturENERGY
Antes de finalizar el año, Volkswagen presentará el programa estratégico detallado, dividido en marcas y funciones, y apoyado por medidas específicas y objetivos financieros.

Esto también incluye el “pacto de futuro” de la marca Volkswagen, en el que el Comité Ejecutivo y el Comité de Empresa han estado trabajando desde principios de junio. El pacto conlleva un significativo aumento de la eficiencia, la productividad y la rentabilidad con el fin de garantizar la competitividad y los puestos de trabajo, y a la vez financiar las inversiones futuras necesarias en productos y localizaciones. Teniendo en cuenta la importancia de las marcas dentro del Grupo Volkswagen, todo esto también jugará un papel crucial para alcanzar los objetivos del Grupo.

Volkswagen reforzará el posicionamiento de las marcas del Grupo y optimizará la gama de vehículos y sistemas de propulsión para focalizarse en los sectores de mercado más atractivos y emergentes. Además, la actual gama de productos con cerca de 340 variantes de modelo distintas se orientará sistemáticamente hacia un crecimiento rentable, teniendo en cuenta las necesidades de los clientes y los mercados regionales.

En referencia a los vehículos y sistemas de propulsión, se hará especial hincapié en la movilidad eléctrica. El Grupo está planificando una iniciativa de gran alcance en este campo, ya que su objetivo es lanzar más de 30 vehículos totalmente alimentados por batería (BEV) durante los próximos diez años. Para entonces, la compañía estima que estos vehículos podrían significar cerca de una cuarta parte del mercado global de turismos. El Grupo Volkswagen prevé que solamente sus ventas de BEV alcancen entre dos y tres millones de unidades en 2025, lo que equivale a un 20 o 25% del total previsto de unidades vendidas en aquel momento.

Volkswagen también revisará y alineará sus arquitecturas modulares con el objetivo de generar un crecimiento rentable, reducir la complejidad en el desarrollo y la producción, incrementar la eficiencia y, por lo tanto, hacer un mejor uso del sistema de los méritos económicos.

La estrategia de crecimiento regional, que ya se inició en mercados automovilísticos particularmente atractivos, seguirá en marcha. El Grupo Volkswagen reafirma sus planes de expansión e inversión ya anunciados para Norteamérica, así como su programa de expansión continuada en China. En este contexto, el Grupo Volkswagen busca introducirse en el segmento económico -por ejemplo, el que comprende productos básicos a precio atractivo, que es especialmente relevante en Asia- aliándose con actores regionales. Las negociaciones en éste ámbito están en fase avanzada.

Otra palanca para transformar el negocio principal de la automoción es el desarrollo de nuevas competencias. Con ello, el Grupo busca suministrar de forma independiente los recursos necesarios para abordar el tema de la conducción autónoma y la inteligencia artificial. El objetivo es tener la licencia de un sistema de conducción sin conductor (SDS) competitivo desarrollado internamente a finales de esta década.

Ante el rápido incremento en volumen de mercado y unidades vendidas por parte de los vehículos eléctricos en los próximos años, el Grupo Volkswagen también va a desarrollar tecnología de baterías como nueva competencia. Las opciones estratégicas para participar en el potencial flujo de ingresos asociado a ello, así como el desarrollo de tecnología de baterías como nueva competencia del Grupo, serán examinadas cuidadosamente.

Transformar el negocio principal también abarca la promoción sistemática de una mentalidad y enfoque emprendedor dentro del Grupo. Junto a la implementación gradual de la organización de la línea de modelos en las marcas del Grupo, esto supone principalmente la reorientación del sector de los componentes, que actualmente involucra a cerca de 67.000 trabajadores en 26 localizaciones de todo el mundo. Las actividades relevantes se combinarán sistemáticamente entre todas las marcas y serán estratégicamente reorientadas. El Grupo Volkswagen espera que la reorientación del negocio de los componentes fortalezca su competitividad, incremente la eficiencia y suponga importantes contribuciones a cuestiones de futuro como la iniciativa en movilidad eléctrica.

El Grupo Volkswagen aplicará con determinación estos aspectos de futuro tanto en el segmento de los turismos como en el de los vehículos comerciales. Para el negocio de este último, en el que actualmente participan Scania, MAN y Volkswagen Vehículos Comerciales, el Grupo reafirma su objetivo estratégico de crear un líder mundial. El plan es que Volkswagen Truck&Bus, como proveedor multi-marca a lo largo de todo el ciclo, se convierta en la compañía más rentable del sector, con importante presencia en todas las regiones clave del planeta. Estos objetivos se alcanzarán, en primer lugar, mediante una cooperación más estrecha entre las marcas de vehículos comerciales y, posteriormente, con una mejora del rendimiento global del Grupo y una expansión de su huella a nivel mundial. Los nuevos modelos de negocio también jugarán un rol decisivo. A medio plazo, esta unidad de negocio evolucionará progresivamente y pasará de ser un puro fabricante de vehículos comerciales a un proveedor de soluciones de transporte inteligente.

Bajo la reorientación estratégica de Volkswagen, la División de Servicios Financieros será también una importante fuente de ingresos para el Grupo y un pilar para el éxito de sus marcas.

Junto a la transformación del negocio principal, el segundo bloque clave de “TOGETHER – Estrategia 2025” supone establecer un negocio de soluciones de movilidad transversal a nivel de todas las marcas. Esta nueva unidad desarrollará y adquirirá servicios a medida de las necesidades de los clientes, centrándose y empezando por la movilidad bajo demanda y sus servicios asociados. Otros servicios como son taxis robot, el coche compartido y el transporte bajo demanda se agruparán alrededor de este núcleo. El Grupo Volkswagen ya cerró su primera incursión en el segmento de la movilidad bajo demanda a finales de mayo, invirtiendo en la colaboración estratégica con la compañía de servicios bajo demanda Gett.

En un mercado que crece rápidamente, el objetivo de Volkswagen es que la nueva unidad de negocio de soluciones de movilidad genere unos ingresos de miles de millones en 2025.

En total, está previsto que la inversión a nivel de todo el Grupo en temas de futuro bajo la Estrategia 2025 ascienda a decenas de miles de millones de euros. Para garantizar la financiación de estas medidas, se incrementará de forma significativa y primordial la excelencia operacional en todas las divisiones y funciones. En el caso particular de la marca Volkswagen, el Grupo se esforzará en liberar todo su potencial de eficiencia, que es considerable teniendo en cuenta los estándares de la industria. Esto incluye toda la cadena de valor en el negocio del automóvil, desde el desarrollo de producto, pasando por el suministro y la producción, hasta la distribución.

Específicamente, el Grupo Volkswagen busca alcanzar un ratio de capex (inversión orgánica) sobre la facturación en el negocio de automoción del 6,0% en 2025. La eficiencia de los gastos en investigación y desarrollo también se mejorará de forma significativa, de modo que la ratio de costes de I+D sobre la facturación quede reducida hasta un 6,0% también. Además, los gastos de comercialización, generales y administrativos, cuyo porcentaje sobre la facturación se había incrementado de forma significativa en los últimos años, van a reducirse hasta situarse por debajo del 12%. Globalmente, y con las cifras del año fiscal 2015 como base, el Grupo Volkswagen tiene previsto hacer un uso más eficiente de los recursos para generar el potencial para una notable mejora de los resultados anuales. Las medidas individuales a nivel de Grupo, marca y división se definirán con mayor detalle durante los próximos meses.

También se pueden generar fondos adicionales para futuras inversiones con la optimización de la gama existente de marcas y con inversiones de capital.

La “Estrategia 2025” está avalada por unos objetivos financieros que han sido revisados. “En línea con nuestra orientación sistemática hacia el crecimiento rentable, el foco se centra claramente en el poder de los beneficios. Durante los próximos años, haremos todo lo posible para crear continuamente valor para nuestros accionistas en base a una sólida posición financiera”, explicó el director financiero, Frank Witter. Para el retorno operativo del Grupo, que en 2015 se mantuvo en el 6,0% antes de extraordinarios, el objetivo es un incremento hasta situarse entre el 7,0 y el 8,0% en 2025. Con ello, el retorno sobre el capital empleado en la División de Automoción debería superar el 15%. El ‘pay out’ para los accionistas (parte del beneficio destinada a dividendos) se mantendrá alrededor del 30% del beneficio neto.