El progreso en los objetivos energéticos mundiales es lento, pero los grandes avances en algunos países resultan prometedores

El mundo no está en el camino de cumplir los objetivos energéticos globales para 2030 establecidos como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero se están logrando progresos reales en ciertas áreas, en particular la expansión del acceso a la electricidad en los países menos desarrollados y la eficiencia energética industrial, según un nuevo informe de cinco agencias internacionales.

La energía renovable está haciendo avances impresionantes en el sector eléctrico, aunque no en el transporte y la calefacción, que en conjunto representan el 80% del consumo energético mundial.

Si bien las tendencias mundiales son decepcionantes, recientes experiencias nacionales en todo el mundo ofrecen signos alentadores. Cada vez hay más pruebas de que con los enfoques y las políticas correctas, los países pueden hacer progresos importantes en energía limpia y acceso a la energía, y mejorar las vidas de millones de personas.

Tracking SDG7: The Energy Progress Report, lanzado en el Foro Sustainable Energy for All es el análisis más completo disponible sobre el progreso hacia los objetivos energéticos mundiales sobre acceso a electricidad, cocina limpia, energía renovable y eficiencia energética.

Los siguientes son algunos de los hallazgos principales del informe. Los hallazgos se basan en datos oficiales a nivel nacional y miden el progreso global hasta 2015 para la energía renovable y la eficiencia energética, y 2016 para el acceso a la electricidad y la cocina limpia.

Acceso a la electricidad
• Mil millones de personas, o el 13% de la población mundial, aún viven sin electricidad. El África subsahariana y Asia central y meridional siguen siendo las zonas del mundo con mayores déficits de acceso. Casi el 87% de la población mundial sin electricidad vive en áreas rurales.
• El número de personas que alcanzan el acceso a la electricidad se ha acelerado desde 2010, pero necesita aumentar aún más para lograr el acceso universal a la electricidad para 2030. Si las tendencias actuales continúan, se estima que 674 millones de personas aún vivirán sin electricidad en 2030.
• Algunos de los mayores avances se consiguieron en Bangladesh, Etiopía, Kenia y Tanzania, que aumentaron su tasa de acceso a la electricidad en un 3% o más anualmente entre 2010 y 2016. Durante el mismo período, India proporcionó electricidad a 30 millones de personas anualmente, más que cualquier otro país. El déficit de electrificación del África subsahariana ha comenzado a caer en términos absolutos por primera vez.
• Decenas de millones de personas ahora tienen acceso a la electricidad a través de sistemas domésticos solares o están conectados a minirredes. Sin embargo, estos continúan concentrados en alrededor de una docena de países pioneros en los que la penetración de la electricidad solar puede alcanzar hasta el 5-15% de la población.

Eficiencia energética
• Existe una creciente evidencia de desacoplamiento del crecimiento y el uso de energía. El PIB mundial creció casi dos veces más rápido que el suministro de energía primaria en 2010-15. El crecimiento económico superó al crecimiento del uso de la energía en todas las regiones, excepto en Asia occidental, donde el PIB está estrechamente vinculado a las industrias intensivas en energía y en todos los grupos de ingresos. Sin embargo, el progreso sigue siendo lento en los países de bajos ingresos, donde la intensidad energética es más alta que el promedio mundial.
• A nivel mundial, la intensidad energética – la relación de energía utilizada por unidad de PIB – cayó a un ritmo acelerado del 2,8% en 2015, la disminución más rápida desde 2010. Esto mejoró la disminución anual promedio en la intensidad energética al 2,2% para el período 2010-2015. Sin embargo, el rendimiento aún no llega al 2,6% de disminución anual necesaria para cumplir con el objetivo del SDG7 de duplicar la tasa global de mejora en la eficiencia energética para 2030.
• La mejora en la intensidad energética industrial, con un 2,7% anual desde 2010, fue particularmente alentadora, ya que es el sector que más energía consume en general. El progreso en el sector del transporte fue más modesto, especialmente para el transporte de mercancías, y es un desafío particular para los países de altos ingresos. En los países de ingresos bajos y medianos, la intensidad energética del sector residencial ha aumentado desde 2010.
• Seis de los 20 países que representan el 80% del suministro de energía primaria total del mundo, incluidos Japón y EE.UU., redujeron su suministro anual de energía primaria en 2010-2015 mientras siguen aumentando el PIB, lo que indica un pico en el consumo de energía. Entre las grandes economías en desarrollo de alto e intensivas en energía, China e Indonesia se destacaron con una mejora anual superior al 3%.

Energía renovable
• A partir de 2015, el mundo obtuvo el 17,5% de su consumo total de energía final a partir de fuentes renovables, de las cuales el 9,6% representa formas modernas de energía renovable como la geotérmica, hidroeléctrica, solar y eólica. El resto son usos tradicionales de la biomasa (como leña y carbón vegetal).
• Con base en las políticas actuales, se espera que la participación renovable alcance solo el 21% para 2030, con las energías renovables modernas creciendo hasta el 15%, lo que no alcanza el aumento sustancial que exige la meta del SDG7.
• La rápida caída de costes han permitido que la energía solar y eólica compitan con las fuentes de generación de energía convencionales en múltiples regiones, impulsando el crecimiento de la energía renovable en electricidad al 22,8% en 2015. Pero la electricidad representó solo el 20% del consumo total de energía final ese año, destacando la necesidad de acelerar el progreso en el transporte y la calefacción.
• La participación de las energías renovables en el transporte está aumentando con bastante rapidez, pero desde una base muy baja, que asciende a solo el 2,8% en 2015. El uso de energía renovable para calefacción apenas ha aumentado en los últimos años y se situó en el 24,8% en 2015, de los cuales un tercio era de usos modernos.
• Desde 2010, el progreso de China en energía renovable representó casi el 30% del crecimiento absoluto en el consumo de energía renovable a nivel mundial en 2015. Brasil fue el único país entre los 20 principales consumidores de energía en superar sustancialmente la participación renovable promedio mundial en todos los usos finales: electricidad, transporte y calefacción. La participación de Reino Unido en energía renovable en el consumo total de energía final creció en promedio un 1% anual desde 2010, más de cinco veces el promedio mundial.

Cocina limpia
• Tres mil millones de personas, o más del 40% de la población mundial, no tienen acceso a combustibles y tecnologías de cocina limpios. La contaminación del aire en el hogar por la quema de biomasa para cocinar y calentar es responsable de alrededor de 4 millones de muertes al año, con las mujeres y los niños en mayor riesgo.
• Algunas partes de Asia han visto el acceso a la cocción limpia superar el crecimiento de la población. Estos resultados positivos fueron impulsados en gran medida por la difusión generalizada del GLP o del gas natural por tubería. En India, Pakistán, Indonesia y Vietnam, la población con acceso a tecnologías limpias de cocina creció en más del 1% de su población anualmente.
• En el África Subsahariana, sin embargo, el crecimiento de la población en los últimos años ha superado el número de personas que acceden a tecnologías de cocina limpias en una proporción de cuatro a uno.
• La cocción limpia continúa a la zaga de los cuatro objetivos energéticos, debido a la poca conciencia del consumidor, las brechas de financiación, el lento progreso tecnológico y la falta de infraestructura para la producción y distribución de combustible. Si la trayectoria actual continúa, 2.300 millones de personas continuarán usando métodos de cocina tradicionales en 2030.

Tracking SDG7: The Energy Progress Report es un esfuerzo conjunto de la AIE, IRENA, la División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSD), el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es la cuarta edición de este informe, conocido anteriormente como Global Tracking Framework (GTF). La financiación para el informe fue proporcionada por el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector Eneergético del Banco Mundial (ESMAP).