El Proyecto SEDAR: simulación eólica de alta resolución

Durante las últimas décadas la energía eólica se ha consolidado como un elemento impulsor clave del cambio de modelo energético que está experimentando el mundo actual. Buena prueba de ello es el crecimiento espectacular del sector eólico, tanto a nivel europeo como mundial. Según datos de la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), la potencia eólica instalada en Europa creció de 4.8 a 94GW entre 1997 y 2011, lo que supone un 6.3% de la demanda energética europea actual.

Esta tendencia creciente continuará sin duda en los próximos años, con unas previsiones que apuntan a 230 GW en 2020 y a 400 GW en 2030, lo que supondría entre un 15 y un 30% de la producción eléctrica europea y un peso económico del 1% del Producto Interior Bruto. En este contexto, es fácil comprender el creciente interés de la Industria en la mejora de la evaluación, explotación y gestión del recurso eólico, tanto en entornos marinos como terrestres.

FuturENERGY
En parques eólicos terrestres el recurso eólico puede variar substancialmente de un punto a otro dependiendo de efectos orográficos locales y de las características del terreno. Por otro lado, los aerogeneradores perturban el campo de vientos generando una estela que afecta el rendimiento de otros aerogeneradores ubicados a sotavento y que, en entornos off-shore, puede adquirir tamaños considerables.

Artículo publicado en: FuturENERGY Diciembre 2013