El RACC y Bureau Veritas crean el “sello flota verde” que certificará la huella de carbono de los vehículos de empresa

El RACC, entidad que ofrece servicios de alta calidad a más de un millón de personas y sus familias, y es especialista en la prestación de asistencia personal, familiar mecánica, sanitaria urgente y en el hogar, y Bureau Veritas, compañía referente mundial en verificación, inspección y certificación, han firmado un acuerdo de colaboración para trabajar juntos en la mejora del impacto medioambiental.

Las dos entidades han desarrollado una metodología propia para ayudar a los gestores de flotas a calcular, reducir y certificar la huella de carbono que generan. Esta iniciativa, además de analizar y definir la situación de partida de la flota, ofrece herramientas y cursos de formación a los profesionales para que aprendan a establecer los objetivos, indicadores y acciones necesarias para reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero (GEH) y, consecuentemente, los costes operativos y energéticos.

FuturENERGY
El acuerdo entre el RACC y Bureau Veritas, reconocerá las flotas más sostenibles a través del sello de “flota verde” que las dos entidades concederán a las organizaciones que hayan sometido su flota de vehículos a este proceso.

Con el fin de desarrollar esta metodología conjunta, el RACC aportará sus conocimientos y experiencia en el ámbito de la gestión de las flotas y de la movilidad sostenible. Bureau Veritas pondrá a disposición del nuevo proyecto sus profesionales especializados en gestión de la responsabilidad social y verificación de la huella de carbono en base a estándares de calidad internacionales.

El nuevo servicio del RACC y Bureau Veritas cuenta con tres grados de prestación: Bronce, Plata y Oro. El primero ofrece el asesoramiento necesario para calcular la huella de carbono de la flota. El segundo incorpora, además, la creación de una herramienta de cálculo a medida y propuestas para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero. El tercer nivel ofrece asesoría y gestión personalizada para la aplicación de las medidas de mejora y formación específica para el cálculo de la huella, entre otros.

Conocer la huella de carbono de las flotas contribuye a mejorar la responsabilidad social y medioambiental de las organizaciones, y a la vez, su divulgación es un elemento clave para concienciar a la sociedad sobre la importancia de incorporar prácticas medioambientales más responsables.