El sector eólico español aplaude la aprobación del nuevo objetivo del 35% de energías renovables para 2030 en la UE

El Parlamento Europeo ha aprobado un objetivo para 2030 de al menos una aportación del 35% de energía renovable para los países de la Unión Europea, sin que sea vinculante para los Estados Miembro. El sector eólico español celebra la decisión del Parlamento Europeo respecto al objetivo de penetración de renovables. No obstante, no habiendo objetivos vinculantes para los Estados, el reto es conseguir las políticas y los instrumentos adecuados para alcanzar el objetivo común de la UE.

El resultado de la votación, que ha salido adelante con un amplio respaldo en el Parlamento Europeo de más del 70% de apoyo, supone una apuesta relevante para el futuro del sector eólico en la Unión Europea y, en particular, también para la industria eólica en España. El objetivo no es vinculante para los Estados Miembro, pero España es uno de los países con más recursos y potencial renovable tanto en volumen como en tecnologías. Por ello, AEE considera que el objetivo es abordable e incluso superable.

FuturENERGY
Con esta nueva cuota del 35%, la Unión Europea demuestra su apoyo a la industria eólica europea y a los beneficios económicos que genera este sector en el continente. La industria eólica europea emplea a 263.000 trabajadores y contribuye con 36.000 millones de euros al PIB de la UE. El año pasado supuso 8.000 millones de euros en exportaciones, de los cuales 2.500 millones corresponden a España.

Esta aprobación es un paso más para facilitar el incremento de las renovables en la UE y en España. Según el análisis de AEE, ‘Elementos necesarios para la transición energética. Propuestas para el sector eléctrico‘, la aportación de la eólica en España será de un 30% en el mix eléctrico en el año 2030, con una potencia eólica instalada de 40.000 MW. Para España, esta contribución eólica supone beneficios económicos y sociales equivalentes a una aportación al PIB de más de 4.000 millones de euros, reducción de importaciones de combustibles fósiles en 18 millones de toneladas equivalentes de petróleo y evitaría la emisión de 47 millones de toneladas de CO2.