El sistema Aquarea aporta a un nuevo edificio de viviendas de Cornellà la cantidad de energía renovable solicitada por la ErP 2009/28/CE

El nuevo edificio de viviendas promovidas por el Impsol consta de 84 viviendas distribuidas en 6 plantas, 1 local comercial, aparcamientos y trasteros, distribuidos en planta baja y dos plantas subterráneas.
Cada planta consta de 14 viviendas organizadas alrededor de un patio con acceso a un corredor perimetral. Se trata de un edificio con una arquitectura moderna y multicolor que buscaba, desde el inicio de su concepción, poder incorporar los parámetros necesarios para conseguir una alta calificación energética (B).
En cuanto al sistema escogido para la climatización y la producción de agua caliente sanitaria, el proyecto contemplaba inicialmente una caldera centralizada a gas y un sistema de cogeneración para el aprovechamiento del calor procedente de la combustión. No obstante, durante la fase de ejecución, se cambió el primer planteamiento por un sistema individualizado de calefacción y producción de ACS (agua caliente sanitaria) mediante la tecnología de la bomba de calor aire-agua.
Escogiendo esta segunda opción, la promotora no tendría que instalar paneles solares para la producción de ACS que requiere la normativa, gracias a la aportación de energía renovable que la tecnología de la Aerotermia ofrecía al proyecto.
Las causas para realizar este cambio en cuanto a las instalaciones de climatización y producción de ACS fueron varias:

  • La mejora de las prestaciones que supone la climatización en frío de las viviendas
  • Los numerosos ajustes y puestas a punto que supone una ocupación dilatada de las viviendas.
  • La problemática del mantenimiento comunitario de una instalación centralizada
  • La necesidad del promotor de conseguir la calificación energética B de este edificio llevó a la implantación del sistema de AQUAREA de Panasonic acogiéndose a la Directiva Europea 2009/28/CE que reconoce la Aerotermia como una energía renovable. Con este sistema individualizado era posible conseguir tanto el ACS como la calefacción y la climatización de unas viviendas que, según los criterios del Impsol, debían ser asequibles y cumplir, al mismo tiempo, con los requerimientos normativos en aportaciones de energía renovable en la producción de ACS y las emisiones de CO2 .
    La opción del promotor para conseguir medidas de ahorro energético pasivas incluyó el incremento de aislamiento térmico, la ventilación cruzada en todas las viviendas y la implantación del sistema AQUAREA de Panasonic.
    La colaboración de la dirección facultativa, de los servicios técnicos de Panasonic y del Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat llevó a la obtención de la calificación energética deseada con un sistema que incluso ofrece un mayor confort a las viviendas y que, a su vez, reduce el mantenimiento comunitario manteniendo el estándar de gastos en mantenimiento.
    El proyecto además dispone de un plus en valor comercial gracias a su calificación, a su alta eficiencia energética y al completo sistema de climatización y calefacción instalado en cada una de las viviendas que ha permitido liberar al edificio de la instalación de paneles solares en su tejado.

    the business booster