En marcha la primera planta fotovoltaica con almacenamiento en baterías sin subsidios de Reino Unido

Clayhill Solar Farm es una planta solar fotovoltaica de 10 MW situada en Bedfordshire, equipada con una planta de almacenamiento en baterías de 6 MW, desarrollada por el promotor británico Anesco. La empresa ha desarrollado el proyecto en colaboración con la compañía de gestión de activos Alcentra, sin depender de ningún tipo de esquema gubernamental, como Contratos por Diferencia o Tarifas de Inyección, para subsidiar el coste y aumentar la rentabilidad de la planta. El permiso para la construcción de la planta fotovoltaica de 10 MW, junto con las cinco unidades de almacenamiento en baterías, fue concedido por el Consejo de Central Bedfordshire en 2015. La construcción e instalación del proyecto se completó en dos semanas.

Los módulos solares y las unidades de almacenamiento en baterías fueron suministrados por el fabricante chino BYD, mientras que Huawei suministró sus inventores de 1.500 V, siendo la primera vez que se han instalado en Europa los innovadores inversores de 1.500 V.

 

La planta fotovoltaica de 10 MW generará suficiente electricidad para alrededor de 2.500 viviendas y ahorrará 4.452 toneladas de carbono.

Un elemento de éxito es el hecho de que el nuevo proyecto energético fue construido junto a un proyecto solar existente, cerca de la ciudad de Flitwick. Los expertos sostienen que la localización de nuevos proyectos junto a los que ya se benefician de esquemas de subsidio es un factor crucial para reducir costes. Esto da lugar a una gran diferencia porque, obviamente, una gran parte de la infraestructura común que se necesita ya está en su lugar.

Otro elemento de éxito que impulsó la viabilidad del proyecto es que los módulos fotovoltaicos están conectados a baterías gigantes, que almacenarán energía y la liberarán durante momentos de demanda máxima, cuando la electricidad se venderá a un precio más alto.

Steve Shine OBE, Presidente Ejecutivo de Anesco, dijo: “Clayhill es un acontecimiento histórico para la industria solar, que abre el camino para un futuro sostenible, donde ya no sea necesario confiar en los subsidios. Lo que es más importante, demuestra que la decisión del Gobierno de retirar los subsidios no tiene porqué señalar el fin de la energía solar como una tecnología comercialmente viable.

Anesco planea utilizar el programa Clayhill para prestar servicios a la red nacional, que paga a los generadores de electricidad privados para ayudar a estabilizar la red absorbiendo el exceso de energía cuando sea necesario.

Claire Perry, Ministra de Cambio Climático e Industria del Reino Unido, que inauguró oficialmente la instalación, declaró: “El coste de los módulos solares y baterías ha caído drásticamente en los últimos años. El desarrollo de Clayhill sin subsidios es un momento significativo para la energía limpia en Reino Unido. Los módulos solares ya proporcionan suficiente electricidad para alimentar a 2,7 millones de hogares con el 99% de esa capacidad instalada desde 2010. El Gobierno está decidido a aprovechar este éxito y nuestra ambiciosa Estrategia de Crecimiento Limpio nos asegurará seguir liderando el mundo en la transición a una economía baja en carbono.