Endesa y TMB presentan el proyecto de carga ultra rápida para autobuses eléctricos

Endesa ha presentado el proyecto de carga ultra rápida para autobuses eléctricos en el que está trabajando juntamente con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Este sistema permite cargar el 80% de la batería del autobús en solo 5 minutos, gracias a un cargador que se conecta a un pantógrafo instalado en el techo del vehículo.

Actualmente, este proyecto está en fase de obras en la calle Cisell, en el barrio barcelonés de la Marina del Prat Vermell, en el distrito de Sants-Montjuïc.

FuturENERGY
El sistema de carga ultrarrápida cuenta con una potencia de 400 kW y consiste en un módulo de unos 5 m de altura, parecido a una farola, que se ubica en la parada del final de línea del autobús, allí donde se detiene unos minutos antes de iniciar de nuevo su circuito. Por su parte, el vehículo tiene instalado en el techo el pantógrafo retráctil –un dispositivo con un brazo mecánico- que a través de un sensor detecta cuándo ha llegado al punto donde está el módulo donde tiene que cargarse. Cuando está estacionado ahí, el brazo del pantógrafo se despliega hasta unirse a la campana del sistema de carga.

Actualmente se están realizando las obras de instalación en la calle Cisell, cerca de la plaza del Nou. El cargador estará conectado al centro de control de Endesa, desde donde se compartirán los datos con TMB y que permitirán saber, en tiempo real, la actividad que está desarrollando el dispositivo y el estado del vehículo conectado. La puesta en marcha del cargador ha requerido, también, la instalación de un centro de transformación subterráneo, exclusivo para su funcionamiento.

La línea de autobuses metropolitanos que se beneficiará de este sistema es la H16, que une el Fórum de Barcelona con la Zona Franca, trazando una línea paralela al mar que pasa por Poblenou, la Vila Olímpica, plaza Cataluña y plaza España, de unos 12 km de longitud. En esta línea de la nueva red de autobuses se integrarán dos vehículos articulados de 18 m de largo, totalmente eléctrico y por tanto, de emisión cero, del modelo Solaris Urbino E18, los primeros de estas dimensiones fabricados en Europa, que están actualmente en pruebas por parte del departamento de ingeniería de TMB. Barcelona confirmará así la posición de vanguardia en la implantación de soluciones limpias para el transporte en autobús basadas en la electrificación progresiva: entre las 5 unidades eléctricas puras y las 159 híbridas sumarán el 15% de la flota operativa.

Proyecto ZeEUS (Zero Emission Urban System)

El desarrollo del pantógrafo se enmarca en el proyecto ZeEUS (Zero Emission Urban Bus System, o Sistema de Autobuses Urbanos de Emisión Cero) de promoción de movilidad eléctrica urbana, financiado por la Unión Europea, y en el que participan 8 ciudades comunitarias. Barcelona, a través de Transportes Metropolitanos de Barcelona, lidera la fase de pruebas de este programa en la capital catalana con la puesta en circulación de cuatro autobuses de cero emisiones, dos de los cuales, de 12 m de longitud, ya están circulando por la ciudad con pasajeros desde 2014. Endesa colabora con la instalación y gestión de la operación de los puntos de carga, el estudio de los cuales permitirá diseñar la infraestructura necesaria para la electrificación de toda la flota de autobuses de Barcelona.

Después de instalar dos estaciones de carga en las cocheras de TMB, se da un paso hacia adelante y se instala ahora el primer cargador para autobuses en la calle. Entre las ventajas de este sistema, además de la rapidez en la carga, está también el hecho que permite que la batería del autobús sea más ligera y pequeña, y como consecuencia, tenga un coste menor. Este modelo de estación, igual que los otros, está pensado, además de para alimentar autobuses, para vehículos de servicio, como por ejemplo, camiones de limpieza o mercancías.

El proyecto ZeEUS, financiado por la Unión Europa, se desarrollará entre noviembre de 2014 y abril de 2017. Con el objetivo de extender la movilidad eléctrica a los transportes urbanos de las ciudades, desde ZeEUS se están realizando pruebas con diversas tecnologías de autobuses eléctricos o híbridos ecuables y diferentes soluciones de carga en un total de 20 ciudades europeas. Juntamente con Barcelona, participan Münster i Bonn, en Alemania; Londres y Glasgow, en el Reino Unido; Caller, en Italia; Estocolmo en Suecia y Pilsen, en Chequia. La finalidad de las pruebas es validar las ventajas económicas, ambientales y sociales de este sistema para valorar su viabilidad.