Enel Green Power inaugura la primera planta híbrida geotérmica, fotovoltaica y termosolar, en EE.UU.

Stillwater es la primera central del mundo que combina una planta de energía geotérmica binaria de media entalpía con tecnología termosolar y fotovoltaica.

Mediante la combinación de tecnologías de generación de diferentes perfiles en una planta de producción, se aumenta la disponibilidad energética y la intermitencia energética se ve reducida.

FuturENERGY
Las energías geotérmica y solar (térmica y fotovoltaica) son complementarias, es decir, la producción solar es mayor durante los días más soleados y calurosos del año, mientras la eficiencia térmica de la planta geotérmica es menor. el aumento de potencia entregada en las horas de pico permite también un mayor perfil de producción de almacenamiento. Además compartir la misma infraestructura permite un ahorro de costes y la reducción del impacto medioambiental de la planta por un por unidad de energía producida y entregada.Sin-título-1

Además, los resultados de investigaciones entre marzo y diciembre de 2015 confirman que la combinación de una instalación termosolar de 2 MW con la planta geotérmica de 33,1 MW de Stillwater aumenta de la producción global en un 3,6% comparado con la producción de energía geotérmica solamente. Estas conclusiones fueron respaldadas por los resultados de un estudio sobre la integración de la energía termosolar y geotérmica. Es la primera vez que datos empíricos de una planta híbrida comercial validan un modelo híbrido teórico. Este proyecto se realizó en el marco del Acuerdo Cooperativo de Investigación y Desarrollo (CRADA) con el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) y el Laboratorio Nacional de Idaho (INL), bajo la supervisión de la Oficina del Departamento de Tecnologías de Energía Geotérmica de EE.UU..

La planta de Stillwater Comenzó su actividad en 2009 con la terminación de la planta geotérmica. Desde entonces, la planta ha servido como centro de innovación para Enel Green Power (EGP).
Sin-título-4

En 2012, la compañía añadió una unidad de energía solar fotovoltaica de 26,4 MW a la planta geotérmica – en el momento uno de los mayores sistemas fotovoltaicos de su tipo en Estados Unidos. En 2015, la compañía desarrolló un sistema de energía termosolar para operar en conjunto con la estación de energía geotérmica existente Stillwater. Mediante la combinación de tres fuentes renovables en el mismo lugar, por primera vez, EGP aprovechaba plenamente activos ya instalados, creando una planta global más eficiente y productiva.