Entregada la subestación Andalucía para el parque eólico marino Wikinger

0

Iberdrola, 50 Hertz y Navantia celebraron a primeros de agosto el acto de entrega de la subestación bautizada como Andalucía, destinada al parque eólico marino alemán de Iberdrola, Wikinger, cuyo presupuesto global asciende a 1.400 M€, y que ha sido construida íntegramente en el astillero de Puerto Real por Navantia.

Al evento han acudido, entre otras muchas personalidades, el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete; el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; y el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ejerció como madrina de esta relevante instalación energética.

FuturENERGY
Durante el acto se escenificó la exitosa entrega, en los plazos acordados, de esta vanguardista instalación de distribución eléctrica de alrededor de 8.500 tde peso total -subestación, jackets o plataforma marina y pilotes-, cuyo traslado mediante una barcaza a aguas alemanas se ha realizado durante el mes de agosto.

La subestación Andalucía se convertirá en el corazón energético del parque eólico marino que Iberdrola promueve en el mar Báltico, ya que será la encargada de recoger toda la electricidad producida por sus aerogeneradores en alta mar, suficiente como para atender las necesidades de 350.000 hogares alemanes y evitar la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año, y prepararla para su transmisión a tierra.

Se trata de una gran obra de ingeniería diseñada por Iberdrola para resistir las condiciones extremas climatológicas que tendrá que soportar y está formada por dos secciones, o superestructuras, que serán utilizadas por Iberdrola y 50 Hertz, operador del sistema eléctrico en esa parte de Alemania. Es de destacar que unos 700 empleados han trabajado en este proyecto y que, gracias a esta iniciativa, Navantia ha entrado en un negocio de futuro como el de la energía eólica marina.

Efecto tractor de Iberdrola sobre las empresas españolas

Ignacio Galán ha destacado, durante su intervención, el efecto tractor que ejerce Iberdrola sobre las empresas españolas a través de esta iniciativa renovable: “El protagonismo de la industria española en este proyecto queda patente con la construcción de la subestación y su plataforma en estos astilleros de Navantia; las 29 plataformas para los molinos en los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol; los pilotes que fijarán estas plataformas, así como las torres de los molinos, en Avilés, por la empresa asturiana Windar, y finalmente los aerogeneradores por Gamesa. En el caso de Puerto Real, la ejecución del contrato ha dado trabajo a cientos de personas y en él han participado más de 120 empresas de la zona como suministradoras”.

José Manuel Revuelta ha resaltado, por su parte, que “este contrato posiciona a Navantia como constructor de referencia de estructuras para parques eólicos marinos, sector en auge en Europa, principalmente en el Reino Unido y Alemania. Además, permite a Navantia diversificar su oferta y proporcionar carga de trabajo en un sector complementario al sector naval”.

El parque eólico marino de Wikinger contará con una capacidad instalada de 350 MW, gracias a la instalación de 70 aerogeneradores de 5 MW de capacidad unitaria en un emplazamiento que cubre un área de unos 34 km2. Está siendo desarrollado por Iberdrola en el mar Báltico, donde la profundidad oscila entre 37 y 43 m y su entrada en operación está prevista para finales del próximo año.

Características técnicas de la subestación:

• 90.000 horas de ingeniería empleadas en su diseño.
• Primera subestación marina construida con dos topsides.
• Primera subestación diseñada usando una jacket de seis patas pre-pilotadas.
• Subestación con una capacidad de operación totalmente automática y controlada de forma remota.
• Dispone de una estructura de acero casi 2,3 veces más pesada que la de una central de ciclo combinado (4.550 t vs. 2.000 t).
• El cableado instalado tiene alrededor de cinco veces más longitud que el de una subestación terrestre (150 km vs. 32 km).