España instala sólo 22 MW fotovoltaicos en 2014

Según los datos registrados por UNEF, la instalación de nueva capacidad fotovoltaica en España prácticamente se ha paralizado. En 2014, en España tan sólo se instalaron 22 MW, frente a la fuerte apuesta realizada a nivel mundial. La gran mayoría de los 22 MW registrados el año pasado corresponde a proyectos de autoconsumo energético.

Según datos de la AIE, en 2014 se batió un nuevo récord de potencia fotovoltaica instalada en el mundo, con la incorporación de casi 40 GW. Países como China, con 10.000 nuevos MW, o Japón, con 9.700 nuevos MW, han situado a Asia a la cabeza de las regiones que más fotovoltaica instalaron el año pasado.

FuturENERGY
Europa ha perdido su primer puesto, pero continúa apostando de forma decidida por la energía fotovoltaica. La nueva capacidad fotovoltaica instalada el año pasado en países como Gran Bretaña, con 2.270 MW, Alemania, con 1.900 MW o Francia, con 1.000 MW, contrasta con la práctica paralización del sector en España que suponen los 22 MW registrados en 2014.

Esta apuesta mundial por la energía fotovoltaica se prevé que continúe en los próximos años.
La AIE pronostica que, para el año 2050, la solar será ya la principal fuente de energía del mundo, año en el cual la energía fotovoltaica; según prevé el Instituto Fraunhofer, tendrá un precio de 2 cent/kWh.

“Estos datos demuestran que la paralización que está sufriendo nuestro país en energía fotovoltaica es artificial y responde a la inseguridad jurídica instaurada por el Gobierno en la industria y los consumidores. El autoconsumo fotovoltaico con balance neto, sin ningún tipo de prima ni subvenciones, es ya rentable en España”, comentó Jorge Barredo, Presidente de UNEF.

España, con las mejores condiciones de Europa, al margen de la revolución fotovoltaica

Sin embargo, España ha permanecido un año más al margen de la apuesta global por la fotovoltaica. Paradójicamente, pues cuenta con una de las industrias líderes en la tecnología solar y con las mejores condiciones ambientales de Europa. Así lo recordaba el Foro Económico Mundial en su última reunión de febrero, en la que dibujaba un mapa ideal de tecnologías energéticas en Europa y recomendaba que España concentrase el total de las inversiones fotovoltaicas y aumentase los 4.600 MW totales actuales a 32.600 MW.

Un reciente estudio del Instituto Fraunhofer advierte de que la elevada prima de riesgo aplicada a las inversiones fotovoltaicas en España debido al entorno regulatorio, está encareciendo el mercado en nuestro país.

Mientras España tiene un 65% más de irradiación solar que Alemania, el país germano tiene instalada un 600% más de capacidad fotovoltaica que España. Esta asignación “no óptima de los recursos” ha supuesto a Europa, según el Foro Económico Mundial, desperdiciar 100.000 millones de dólares.

“El fomento del autoconsumo fotovoltaico es fundamental para la evolución a un sistema eléctrico sostenible económica y medioambientalmente, que repercuta en la salud y en los bolsillos de los ciudadanos. España cuenta con unas condiciones ambientales excepcionales para ello, con una industria madura para llevar a cabo el cambio de modelo energético y con una sociedad que demanda mayor poder de decisión y competitividad en el sector energético. El autoconsumo energético podría generar casi 6.000 empleos en 4 años en España. La oposición demostrada del actual Gobierno de España a su desarrollo no está justificada y atenta contra las libertadas y derechos de los ciudadanos españoles”, añadió Jorge Barredo.

Sin embargo, el Ministro José Manuel Soria, en la última Comisión de Industria, Energía y Turismo en el Congreso de los Diputados; volvió a insistir en que se introducirá este “peaje de respaldo”. El “peaje de respaldo” o “impuesto al sol” previsto en el borrador de autoconsumo, vulnera cinco principios constitucionales y dos directivas europeas, y ha sido recientemente criticado por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerrill. En una carta remitida a UNEF, la Defensora del Pueblo comunicaba hace unas semanas que había solicitado al Ministerio de Industria que eliminase del borrador de normativa el “peaje de respaldo” o “impuesto al sol”, al no estar justificada la imposición de restricciones a la energía fotovoltaica “ni por la necesidad de contribuir al sostenimiento de las redes (puesto que no se vierten excedentes a la red) ni por tratarse de un recurso natural escaso, por lo que esta institución entiende que debe permitirse que cualquier consumidor pueda emplear paneles fotovoltaicos como medida de ahorro energético, sin tener que pagar un peaje por la energía producida y consumida en la propia instalación”.

El informe de la Defensora del Pueblo recuerda asimismo las conclusiones de la Comisión nacional de Competencia (CNC) que destacaba que “el establecimiento de peajes al autoconsumo podría resultar una medida desproporcionada y carente de justificación y que no se debe desincentivar el autoconsumo, dado que contribuye a reducir la dependencia energética respecto del exterior (…) y contribuye a reducir los costes de producción con el consiguiente impacto beneficioso en la competitividad española”.