Estrategia mexicana en pro de la movilidad sostenible. Movilidad eléctrica

Para garantizar un uso sostenible de la energía y aprovechar los recursos naturales de México, en la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, publicada en diciembre de 2016, se establecen las políticas y acciones para los próximos 15 y 30 años. En el análisis de esta Estrategia se identifican: industria, edificios y transporte, como los principales consumidores de energía; siendo este último el de mayor consumo al concentrar el 46% de la energía total consumida en el país. El 92% de esta energía corresponde al transporte particular, utilizada principalmente en forma de gasolinas y naftas por vehículos privados de pasajeros, y el resto en forma de diésel por autobuses de pasajeros y camiones de carga. Esto implica que los vehículos privados de pasajeros consumen aproximadamente el 30% de toda la energía del país.

A medida que avance el desarrollo económico nacional, se estima que la demanda de transporte y movilidad continúe aumentando, para satisfacer los requisitos de los sectores y la población en general. En este sentido, en dicha Estrategia se identifica al transporte como uno de los sectores con mayor po-tencial de abatimiento de energía, al contribuir con un 52% al objetivo establecido para 2050 de alcanzar un potencial de ahorro de 3.190 PJ (42%). Para ello se habrá de reducir la intensidad energética del con¬sumo final un 1,9% anual durante el periodo 2016- 2030 y un 3,7% en el lapso 2031-2050.

Para contribuir al cumplimiento del objetivo, se fomentan acciones para un mejor aprovechamiento en el uso de la energía en transporte, entre las cuales destacan: el impulso a ciudades sostenibles, que permitan un mayor uso de tecnologías vehiculares eficientes, así como el robustecimiento de la infraestructura, que facilite la integración de modalidades de transporte, como los vehículos eléctricos. Leer más…

Leonardo Beltrán Rodríguez
Subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía (SENER)

Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2018