Europa sigue siendo el mercado más importante para la generación de electricidad a partir de biomasa sólida

0

A pesar de que las subvenciones están disminuyendo en Europa, seguirá siendo el mercado más importante del mundo para las centrales eléctricas de biomasa, con 75.000 M€ que se invertirán en los próximos 10 años. El mercado en Asia flaquea en un nivel alto y todavía muestra los mayores aumentos de capacidad del mundo. Estos son los resultados del último análisis de mercado de ecoprog, “Biomass to Power”.

Hoy en día, hay casi 2.900 centrales eléctricas activas de biomasa en todo el mundo, con una capacidad eléctrica de alrededor de 47 GWe. Además, la biomasa se co-incinera en centrales eléctricas de carbón. Esto está sucediendo hasta ahora principalmente en países europeos como Dinamarca, Holanda y Reino Unido. Sin embargo, Japón y Corea del Sur también están aumentando de manera constante la combustión de pellets en las centrales eléctricas de carbón.

FuturENERGY
En 2024, el número de centrales eléctricas de biomasa aumentará a 4.250, con una potencia total de 71 GW. Esto significa que casi se duplicará la potencia total de las plantas. Los países con los desarrollos más fuertes serán EE.UU., Brasil, China, India, Reino Unido y Francia.

El estímulo del mercado más importante es la concesión de subvenciones para la generación de electricidad a partir de fuentes de energía renovable, y por ahora más de 140 países han introducido tales regímenes de ayuda. Los planes más atractivos para la generación de electricidad a partir de biomasa sólida se establecen en Europa. En los últimos años, cada vez más países asiáticos también han introducido esas subvenciones a la biomasa.

Los regímenes de ayuda en Europa se han establecido desde hace mucho tiempo y por lo tanto son muy versátiles. En la actualidad, sin embargo, las subvenciones están disminuyendo en muchos países, debido a los altos costes y por razones ecológicas. La República Checa incluso ha eliminado las subvenciones por completo. Alemania, que había sido un mercado gran crecimiento, ha reducido y limitado los incentivos financieros a tal punto que la construcción de plantas adicionales casi ha llegado a un punto muerto.

Francia y el Reino Unido tienen por contraste más nueva y muy atractiva legislación, lo que los convierte en los mercados más dinámicos de Europa. La fiabilidad de planificación también regresará a Polonia a principios de 2016, cuando, después de muchos años de retraso, se introducirá un nuevo sistema de apoyo basado en las subastas.

El mercado asiático de la biomasa no se está desarrollando tan dinámicamente como se esperaba. Los grandes mercados como China e India muestran primeros signos de saturación, por ejemplo, alto precio de los combustibles y la retirada de proyectos. Además, los estados más pequeños de Asia, como Filipinas sólo conceden subsidios bajos y limitados. Muchos agentes del mercado reportan problemas con la logística y el déficit de financiación como las principales razones para que el desarrollo de las capacidades sea lento.

Sin embargo, desde 2017 en adelante, Asia verá un aumento más fuerte de las capacidades que Europa. Esto es debido al hecho de que la mayoría de proyectos a gran escala se realizan en Asia, con capacidades de entre 10 y 30 MWe. En Europa, por el contrario, las plantas pequeñas de hasta 5 MW se benefician más de los regímenes de ayuda locales, por lo que las instalaciones de nueva construcción tendrán una capacidad en ese rango.

Además, en muchos países europeos es obligatorio utilizar el calor residual de las plantas. Las plantas son equipadas, por tanto, con tecnología eficiente para el uso de calor y ubicadas en sitios industriales o en redes de calefacción urbana.

Las plantas de tamaño pequeño, el diseño común de las instalaciones de cogeneración y los altos estándares ambientales en Europa resultan en costes promedio de inversión de 5,6 M€/MWe, que es significativamente más alto que en Asia. Los costes de inversión en Asia, y especialmente en China, son más bajos debido a las plantas estandarizadas que generan electricidad solamente.

En términos monetarios, Europa va a seguir siendo por lo tanto el mercado más importante para las centrales eléctricas a biomasa en los próximos 10 años – a pesar de que el desarrollo de capacidades disminuirá considerablemente en comparación con los últimos 5 años.