Gas Natural Fenosa y Seat firman un acuerdo para desarrollar el uso de gas natural en automoción

El director general de Negocios Minoristas de Energía de Gas Natural Fenosa, Daniel López Jordà, y el vicepresidente de Relaciones Gubernamentales e Institucionales de SEAT y del Grupo Volkswagen en España, Ramón Paredes, firmaron un acuerdo estratégico para desarrollar y potenciar el uso de Gas Natural Comprimido (GNC) en el ámbito de la automoción en España, en los próximos años. El acuerdo de colaboración permitirá a ambas compañías poner en valor su liderazgo en este sector, afianzar sus respectivas posiciones en el mercado del Gas Natural Vehicular y potenciar entre empresas y particulares el uso de GNC como combustible alternativo en el ámbito de la movilidad.
En virtud del acuerdo estratégico suscrito, ambas compañías establecen varias líneas de trabajo conjunto a lo largo de los próximos dos años para fomentar el uso del Gas Natural Vehicular como combustible alternativo. Para ello, las empresas estudiarán modelos de negocio para la comercialización de vehículos de GNC que incluyan toda la cadena de valor: el propio vehículo, la infraestructura y el suministro de gas.
Entre las iniciativas acordadas, las compañías estudiarán su participación conjunta en proyectos relacionados con el impulso del GNC en flotas de vehículos de empresas y entre los de particulares. Asimismo, trabajarán para incorporar vehículos de SEAT que funcionan con GNC en las flotas de vehículos de Gas Natural Fenosa y también de sus empresas colaboradoras.
Adicionalmente, la compañía energética y la automovilística analizarán conjuntamente la instalación de puntos de carga de GNC de acceso público en aquellos concesionarios que se consideren relevantes para promocionar este tipo de combustible.
Por último, ambas compañías trabajarán en la investigación y desarrollo de fuentes sostenibles de gas natural y en las implicaciones técnicas que se puedan derivar en los motores de la marca de automóviles.
“Para Gas Natural Fenosa, empresa que trabaja desde hace más de una década en el estudio y la promoción del uso del gas en el transporte urbano, este acuerdo es un paso muy importante para el desarrollo de la movilidad a través de combustibles alternativos como es el gas natural, entendiéndolo como una vía para potenciar la sostenibilidad y crear valor para la sociedad”, señaló Daniel López Jordà, tras la firma del acuerdo.
Por su parte, Ramón Paredes aseguró que “impulsar la tecnología GNC en el país junto con un partner como Gas Natural Fenosa es garantía de éxito. Seat ya comercializa vehículos con combustible GNC en mercados como Alemania, Italia, Suecia, Austria, Suiza y Países Bajos, donde disponen de una infraestructura óptima para satisfacer la demanda de gas natural comprimido. Nuestro compromiso por la sostenibilidad también se refleja en las ventas, ya que el 85% de los coches vendidos en España, y el 60% a nivel mundial, son vehículos de bajas emisiones (<120g/km.)”. El GNC, un combustible alternativo sostenible
El gas natural comprimido es un combustible que ofrece ventajas medioambientales y económicas, y supone una alternativa a los combustibles tradicionales.
El gas natural comprimido permite reducir las emisiones a la atmósfera y mejorar así la calidad del aire de las ciudades. En este sentido, reduce en más de un 85% las emisiones de óxido de nitrógeno y ayuda a reducir en un 24% las emisiones de CO2 – el principal gas de efecto invernadero-. Además, desde el punto de vista económico, permite lograr ahorros en el coste de combustible de entre el 30 y el 50%.
3,5 euros a los 100 kilómetros
En la actualidad SEAT cuenta con dos vehículos que funcionan con gas natural comprimido. El Mii Ecofuel que con 79 g/km es el vehículo en serie con menos emisiones de la historia de la compañía y está superando las previsiones de venta en mercados como el italiano, en el que la tecnología GNC está muy implementada.
Y, a principios de 2014, el nuevo León 1.4 TGI que es la apuesta de Seat por el GNC. Con unas cifras de consumo muy bajas y el menor precio del combustible es uno de los vehículos más económicos del mercado. El León TGI presenta una autonomía en modo exclusivamente GNC de más de 400 kilómetros con un consumo medio de 3,5 kg (3,5 euros aprox.) de gas a los 100 kilómetros, lo que sitúa las emisiones de CO2 en 94 g/km. Por su parte, en modo gasolina, tiene una autonomía adicional de 900 kilómetros y, con ambos depósitos, llega a más de 1.300 kilómetros.