Iberdrola finaliza con éxito el proyecto de demostración Syserwind. Además se adjudica la construcción de un ciclo combinado en el Estado de Chihuahua por más de 600 M€

0

Iberdrola, junto con Gamesa, Red Eléctrica de España (REE) y el Instituto de Investigación Tecnológica (IIT) de la Universidad de Comillas, ha finalizado con éxito el proyecto de demostración denominado Syserwind.
Mediante esta iniciativa de I+D+i se han creado unos nuevos equipos y sistemas de control de potencia-frecuencia y tensión para optimizar la conexión entre los parques eólicos y las redes de transporte de energía eléctrica.
El proyecto se ha desarrollado en 15 instalaciones eólicas de Ibedrola situadas en Andalucía, que están equipadas con aerogeneradores de Gamesa y cuya potencia conjunta instalada supera los 480 megavatios (MW).
Estos parques, conectados a tres nudos de la red de transporte de 400 kV operada por REE, han sido equipados con los citados sistemas desarrollados en el marco de Syserwind, lo que ha permitido trabajar de forma coordinada para controlar la potencia generada por las instalaciones y modificar la tensión en la red.
El análisis de resultados ha corrido a cargo del IIT de la Universidad de Comillas, ha constatado la viabilidad técnica de la energía eólica a la hora de participar en los servicios de control de potencia-frecuencia y tensión del sistema eléctrico.
Syserwind ha sido una de las seis demostraciones a escala real realizadas en el marco del programa europeo Twenties, que tiene como objetivo avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan la incorporación masiva de la energía eólica en el sistema eléctrico europeo.
Los resultados de Syserwind contribuyen a seguir mejorando las prestaciones de la energía eólica, tecnología renovable por la que Iberdrola ha apostado desde sus orígenes.
Por otra parte, en lo que llevamos de año, la compañía se ha adjudicado varios contratos por los que invertirá más de 1.000 millones de euros en México.
El último hito ocurrió la pasada semana, cuando el grupo arrebató a Abengoa la licitación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para construir un ciclo combinado en el Estado de Chihuahua por más de 600 millones de euros.
Se trata de una central de 900 megavatios de potencia, así como de las instalaciones asociadas necesarias para la conexión de la planta al sistema eléctrico del país.
Las obras de la planta, que se llamará Norte III, comenzarán en mayo de este año, estando prevista su entrada en operación comercial durante el mes de julio de 2016.
Iberdrola se ha asegurado la venta a la empresa estatal mexicana, Comisión Federal de Electricidad, de toda la energía que produzca la planta de ciclo combinado de Norte III por un período de 25 años.
El gas para esta nueva central será suministrado por la citada CFE y el contrato está dolarizado, al igual que el resto de los proyectos similares que la empresa tiene en México. La compañía Alstom será quien aporte parte de la tecnología de la central, con un sistema de enfriamiento mediante aerocondensador para esta instalación compuesta por tres turbinas de gas y una de vapor.
Hace tan sólo unas semanas, la compañía se adjudicó otro contrato similar para construir el ciclo combinado en Baja California III, con una potencia de 300 megavatios y que requerirá una inversión de 200 millones de euros. Asimismo Iberdrola ha anunciado la ampliación en 22 megavatios (MW) la potencia del complejo eólico de La Ventosa, uno de sus tres parques en México, hasta alcanzar los 102 MW.
De esta manera, Iberdrola ya ha comprometido inversiones de más de 1.000 millones en México, un país clave en su decidida estrategia de crecimiento internacional. En concreto, el Plan Estratégico de la eléctrica contempla una inversión en Latinoamérica de 2.415 millones de euros netos entre 2012 y 2014, el 23 por ciento del total previsto (10.500 millones de euros).
Iberdrola ratifica su posición como el principal productor privado de electricidad y el segundo de este país norteamericano, tras la CFE. La empresa ya cuenta con una potencia operativa de más de 5.200 megavatios, principalmente mediante centrales de ciclo combinado de gas y también a través de parques eólicos.
La compañía ha sabido aprovechar la mayor apertura del mercado mexicano y su intención es permanecer atenta a nuevas oportunidades de negocio. Los continuos cambios normativos en España y los vaivenes regulatorios han provocado que Iberdrola se haya decantado por países como México, Brasil o Reino Unido.