Iberdrola Ingeniería lanza, junto a un grupo de empresas vascas, el proyecto de I+D MARIN-EL

0

El objetivo de este proyecto es diseñar un nuevo modelo de subestación marina para parques eólicos offshore que facilite su instalación y logre abaratar significativamente los costes.
Esta iniciativa cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros y el respaldo del Gobierno vasco y pretende también ofrecer una alternativa a las voluminosas subestaciones actuales, que son una de las dificultades principales para el desarrollo de la energía marina.
Debe cumplir requisitos cada vez más exigentes, derivados no solo de la creciente potencia nominal de, fundamentalmente, los parques eólicos offshore, sino de la necesidad de gestionar una energía eléctrica fiable y de, en esta línea, tratar de reducir al mínimo las pérdidas provocadas por la lejanía de estas infraestructuras de la costa.
La propuesta cuya viabilidad técnica y económica va a analizar Marin-el se basa en la creación de una subestación autoinstalable que implicaría todo tipo de ventajas: tanto en la fase de construcción, que se desarrollaría al 100% en tierra firme, como en las de transporte y, sobre todo, montaje.
En este sentido, Iberdrola Ingeniería y las empresas que impulsan el proyecto plantean una instalación que ya incorpora unos soportes que permitirían su fijación al fondo marino sin precisar la ayuda de barcos-grúa especiales, como sucede en la actualidad, que encarecen el proceso y tienen numerosas limitaciones técnicas.
Este proyecto se desarrollará, en principio, hasta finales de 2015. En el consorcio liderado por Iberdrola Ingeniería están también presentes Ingeteam, Ormazábal y Arteche, además del Cluster de Energía.
Los equipos y operaciones marinas necesarias serán definidos por el astillero vasco Construcciones Navales del Norte, junto con el Foro Marítimo Vasco.
Semantic Systems y la Corporación Tecnológica Tecnalia se ocuparán de estudiar el impacto medioambiental de este tipo de instalación.