II Jornadas Territorio CO2Cero en el marco del I Congreso Iberoamericano de Microrredes

0

Rebi logró atraer el pasado miércoles la atención de los asistentes que acudieron a la sala de exposiciones del Centro Cívico Bécquer de la capital soriana. Pasadas las 9,30 horas la responsable comercial del grupo Dalkia abría el turno de intervenciones de las II Jornadas Territorio CO2Cero que organizaba el ayuntamiento de Soria en el marco del I Congreso Iberoamericano de Microrredes del CEDER de Lubia. Soria participa en el proyecto europeo People CO2Cero con el objetivo de concienciar a los ciudadanos en el ahorro y eficiencia energética. REBI está inscrita a través del programa ECOINVERSIONES, a través del cual se expone a cualquier interesado para recibir todo tipo de consultas sobre el cambio del combustible que utiliza en su calefacción y agua caliente a la biomasa, con la elaboración de un estudio y diagnóstico previos de forma gratuita.
Qué es una Empresa de Servicios Energéticos (ESE), en qué momento el cliente debe pararse a pensar en que el ahorro energético es una necesidad, de qué forma un usuario puede informarse sobre los diferentes tipos de energías renovables que puede incorporar a sus instalaciones, qué reducción de emisiones de CO2 supone el cambio, etc. Son algunas de las cuestiones que se desvelaron durante las ponencias.
David Lafuente comenzó su presentación explicando algunos datos relevantes sobre REBI como las 54 instalaciones realizadas que suma, los 26,4 megavatios que tiene instalados, los 4,3 millones de euros invertidos en transformación de salas de calderas a biomasa, las toneladas anuales de gases evitados de emisión a la atmósfera y las más de 6.000 personas que utilizan energía térmica mediante biomasa en comunidades de vecinos.
Destacó las ventajas a nivel económico, técnico, social y ambiental que supone la utilización de biomasa y pasó a desgranar el proyecto de la Red de Calor que la empresa desarrolla en la zona centro norte de la capital en su primera fase. Fue quizás la parte que más interés suscitó: cómo funciona una central térmica, qué es una red de calor, por donde transcurrirá el proyecto en marcha y, sobre todo, cuánto se ahorrarán los vecinos que se adhieran.


Al término y en el turno de preguntas, David Lafuente respondió algunas inquietudes que le trasladaron; la mayoría relacionadas con la cantidad de biomasa que alberga nuestros montes. Los ciudadanos se preocupan por que la biomasa pueda acabarse y finalizar el servicio de energía térmica.
Hay que recordad que según los datos proporcionados por la consejería de Medio Ambiente, Castilla y León es líder en la fabricación de pellets y astilla en España, aportando el 20% de la producción nacional con 7 plantas que pueden alcanzar 160.000 Tm de producción y 3 plantas de fabricación de briquetas.
Castilla y León posee un enorme potencial en el sector bioenergético, es la región de España con mayor superficie agrícola (47%) y forestal (51%), y con más de 70 millones de toneladas de biomasa al año disponibles. Es la única Comunidad que cuenta con un Plan Específico de Bioenergía y en Europa sólo 13 Estados y 10 Regiones (de un total de 271) cuentan con un plan semejante, un plan que prevé impulsar el consumo energético de biomasa hasta alcanzar el objetivo de que el 8% del consumo energético de CyL se cubra con biomasa (actualmente es de un 2%).
También hubo preguntas sobre la satisfacción de los usuarios de energía térmica en Ólvega desde que se engancharon el año pasado a la primera Red de Calor que REBI construía en la provincia. Un grado de satisfacción que se materializa en una prolongación de contrato de todas las comunidades que decidieron incorporar la biomasa a sus calefacciones centrales, y la adhesión de nuevas comunidades que han visto cómo sus vecinos han ahorrado en torno a un 25 por ciento en sus facturas.