Ingeteam obtiene la certificación contra tormentas de arena para sus inversores fotovoltaicos

En los últimos años se ha incrementado de manera notable el número de instalaciones que se realizan en entornos desérticos. Esto se debe a que los desiertos ofrecen vastas extensiones de terreno a un precio relativamente económico y con un gran número de horas de sol, lo cual permite reducir el precio de la energía fotovoltaica. Al mismo tiempo, la reducción de costes de los sistemas fotovoltaicos marcada por el mercado ha derivado hacia el uso de soluciones de intemperie que prescindan de envolventes externas que protejan a los inversores y al resto de equipos de los centros de transformación (transformadores, celdas de media tensión, etc.). Por todo ello, es necesario garantizar el buen funcionamiento de estos equipos en estas condiciones de trabajo extremas, sin pérdidas de rendimiento.

Ingeteam ha logrado obtener para sus dos principales inversores fotovoltaicos la certificación, por parte de un laboratorio externo, de la norma internacional IEC 60068-2-68. Dicha norma establece las condiciones que debe cumplir un equipo electrónico para poder funcionar en entornos con elevados índices de polvo y arena, sin verse afectados por dichas condiciones.

FuturENERGY
La certificación ha sido obtenida por el inversor central de Ingeteam, perteneciente a la serie B de la familia INGECON SUN PowerMax, así como por su nuevo inversor de string de 100 kW, perteneciente a la familia INGECON SUN 3Play. En ambos casos, los ensayos llevados a cabo demostraron que el ingreso de partículas en el interior de los equipos fue residual y que no afectó al normal funcionamiento de los inversores ni a su rendimiento.

Para poder realizar los ensayos de arena y polvo de acuerdo a la norma internacional IEC 60068-2-68, Ingeteam ha adquirido una cámara climática para ensayos de polvo y arena certificada según la norma internacional UNE-EN 60068-2-68: 1997. Se trata de una cámara sellada capaz de crear una atmósfera controlada con las condiciones de humedad, velocidad del viento y concentración de arena exigidas por la norma. Para ello, los dos cañones de propulsión de partículas que integra la cámara lanzan arena contra el inversor y generan un ambiente con una determinada concentración de arena y polvo en suspensión. La arena utilizada es similar a la del desierto en cuanto a granulometría (entre 0,14 y 0,59 milímetros) y composición, con predominio de cuarzo, olivino y feldespato, tal y como marca la normativa.

En esta cámara de arena, única en el mercado para ensayos con equipos de las dimensiones de un inversor fotovoltaico central, se ha verificado el correcto funcionamiento del inversor, así como la eficacia de su sistema “atrapa-arenas” que impide el ingreso de partículas dentro del equipo, al tiempo que recolecta los granos de arena y facilita su retirada posterior. Asimismo, los nuevos inversores centrales integran un sistema para cerrar totalmente el circuito de ventilación de forma que se maximice la protección contra el ingreso de partículas, que pueden ocasionar graves problemas técnicos en los convertidores instalados en el desierto. Por eso, aparte de los ensayos específicos para la obtención de la certificación, Ingeteam ha puesto a prueba sus equipos sometiéndolos a condiciones aún más extremas, como las propias de una tormenta de arena en el desierto, demostrando que sus inversores de intemperie son capaces de soportar situaciones con altas concentraciones de arena en aire (100 g/m3) y altas velocidades de viento (160 km/h).

Gracias a este logro, Ingeteam refuerza su faceta de fabricante especializado en aportar soluciones técnicas para plantas ubicadas en los entornos más hostiles.