La alta calificación energética y el CO2, las claves de la rehabilitación para el PAREER-CRECE

La Oficina de Javier García Breva ha llevado a cabo un análisis del nuevo Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes (Programa PAREER-CRECE), gestionado por el IDAE, constatando las nuevas oportunidades que se abren para el impulso de la gestión energética de los edificios, la mejora de la envolvente térmica y la sustitución de energía convencional por renovables.

La primera conclusión es muy simple, “si el anterior programa de 2013 destinó las ayudas exclusivamente a viviendas y hoteles, ahora éstas se extienden a la rehabilitación de todos los edificios existentes destinados a cualquier uso” apunta Javier García Breva, asesor en políticas energéticas y Presidente de N2E.

FuturENERGY
En el nuevo PAREER el objeto de las ayudas es incentivar y promover actuaciones para reducir las emisiones de dióxido de carbono, mediante el ahorro energético, la eficiencia energética y las energías renovables en los edificios existentes. Al mismo tiempo, pretende crear oportunidades de crecimiento y empleo cumpliendo la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética.

“Las novedades del PAREER-CRECE pueden facilitar la demanda de proyectos de rehabilitación e implicar a las instituciones financieras. Avanzan en una mayor coherencia con las normas europeas de ahorro de energía, rectificando las contradicciones de los planes y estrategias anteriores”, explica JGB.

En el PAREER-CRECE se establece como objetivo principal la mejora de la calificación energética del edificio en, al menos, una letra medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono con respecto a la calificación energética inicial. Por tanto, las actuaciones deberán justificarse a través de la certificación energética antes y después de la inversión. Como consecuencia, la elevación de la calificación energética de los edificios y su medición en términos de emisiones de CO2 se convierte en la primera referencia de la rehabilitación.

En cuanto a la financiación, las ayudas directas se complementan con préstamos reembolsables hasta el 90% de la inversión elegible para edificios privados y 100% para edificios públicos. Las actuaciones de eficiencia energética en la envolvente y las instalaciones térmicas y de iluminación tendrán una ayuda base del 30% y del 20% respectivamente sobre los costes elegibles. La sustitución de energía convencional por biomasa un 25% y geotérmica un 30%.

Adicionalmente, se ha contemplado en el PAREER una ayuda a los proyectos integrales que combinen distintos tipos de actuación o eleven la calificación energética a “A” o “B”. “Las actuaciones sobre la envolvente térmica serán sobre uno o varios de los cerramientos y no sobre viviendas o locales considerados individualmente”, revela Javier García Breva.

Cabe resaltar que la a arquitectura bioclimática, los sistemas de monitorización de consumos y los de contabilización de consumos individuales en instalaciones centralizadas son algunas de las actuaciones elegibles que afectan a la gestión energética del edificio. Finalmente, como novedad, se incluyen entre los beneficiarios del programa a las empresas de servicios energéticos, confirmando el papel fundamental de éstas en la rehabilitación.

“No obstante, para que su impacto en el sector de la rehabilitación sea el esperado, la eficacia de las ayudas va a depender de que la transposición de la Directiva de eficiencia energética se complete cuanto antes”, apostilla Javier García Breva