La Comisión Europea crea el Observatorio Europeo de la Pobreza Energética

0

El pasado 29 de enero vio la luz el Observatorio Europeo de la Pobreza Energética (EU Energy Poverty Observatory – EPOV). Un nuevo organismo destinado a fomentar el conocimiento y la repercusión de la pobreza energética en Europa.

El Observatorio tiene la misión de concienciar sobre esta lacra social e investigar respecto a las políticas y buenas prácticas necesarias para combatir la pobreza energética en la Unión Europea. Entre los objetivos del EPOV están una serie de actuaciones para mejorar la transparencia mediante los informes de los diferentes países de la UE. Pero también impulsar el trabajo colaborativo entre los distintos actores implicados mediante el intercambio de conocimiento. Finalmente, este organismo deberá concienciar y promover la información entre todos los estados miembros implicados en combatir esta problemática.

La principal herramienta del Observatorio será su plataforma web, la cual informa sobre nuevas publicaciones, medidas, políticas, buenas prácticas, foros y eventos, guías, materiales pedagógicos y noticias, relativos a cómo paliar la pobreza energética

Pobreza energética: una situación preocupante

Según la Comisión Europea, 50 millones de hogares europeos se encuentran en alguna situación de vulnerabilidad energética, según se desprende de un informe del Observatorio Europeo de Pobreza Energética, un proyecto y plataforma online desarrollados por la Comisión Europea cuya finalidad es hace frente a esta lacra social que afecta a más de 50 millones de hogares sólo en Europa.

La pobreza energética es la incapacidad de un hogar para alcanzar una cantidad mínima de servicios basados en la energía que cubran las necesidades básicas. Entre ellas, destacamos mantener la vivienda en unas condiciones de temperatura adecuadas para la salud (entre 18ºC y 21ºC en invierno y 25ºC en verano. Estos requisitos y definición vienen establecidos por la Organización Mundial de la Salud y la Asociación de Ciencias Ambientales.

Y, ¿cómo afecta eso al ciudadano español? Pues bien, según esta definición, podemos concluir que el 11% de los hogares en España no cumplen estos requisitos. Es decir, españoles, es decir, alrededor de 5 millones de ciudadanos, no pueden mantener su vivienda a una temperatura óptima durante la estación fría.

Tal y como indican los responsables del Observatorio EPOV, la pobreza energética es un término multidimensional sobre el que influyen diversos factores. Principalmente viene dado por las dificultades económicas de muchas familias para hacer frente a la factura energética en sus hogares.

Razones para la pobreza energética.

No hace falta pensar mucho para determinar qué factores influyen en la pobreza energética. Para empezar, los elevados precios de la energía y el bajo poder adquisitivo o ingresos de las familias españolas. Se une a ello la falta de acondicionamiento o la calidad insuficiente de las viviendas españolas. Estos son los principales motivos generadores de pobreza energética.

En cualquier caso, la concienciación sobre la necesidad de modelos de eficiencia energética es patente entre muchos sectores sociales. Desde los públicos, como es el caso de este nuevo observatorio, hasta las soluciones aportadas por empresas privadas que buscan la eficiencia y el ahorro del consumidor final. Ya sea en el ámbito doméstico o empresarial, empresas como Linkener, ofrecen soluciones tecnológicas que permiten no solo el ahorro en nuestras facturas, sino también aportan valores de sostenibilidad medio ambiental

observatorio2

Soluciones contra la pobreza energética

Desde el EPOV se plantean políticas y medidas para luchar contra la pobreza energética. Obviamente existe una pluralidad de contextos que exigen medidas concretas en cada situación específica y región de Europa. Como ejes transversales, debemos potenciar la formación y el asesoramiento energético para reducir pobreza energética en los estados de la Unión Europea.

Pero, además, el Observatorio propone una serie de medidas que abarcarían los siguientes ámbitos de actuación.

  • Ayudas económicas para rehabilitación energética de los hogares. Con ello se pretenden fomentar las mejoras como las envolventes, o las instalaciones de refrigeración y calefacción. En este sentido también es relevante la potenciación de las energías renovables o el uso de electrodomésticos de bajo consumo energético.
  • Asesoramiento energético para unidades familiares en riesgo. Lo que permite aportar conocimiento sobre cómo mejorar su situación específica. A veces, el desconocimiento es motivo directo de la pobreza energética.
  • Mayores ayudas financiera que permitan rebajar las facturas energéticas. En muchos países existen tarifas sociales que apoyan la factura de energía de nuestros hogares. La factura de energía necesita medidas efectivas para desahogar a los hogares vulnerables económicamente.
  • Políticas anti desconexión. Aplicables principalmente a los hogares vulnerables, especialmente en los meses más fríos. Nos referimos a aquellas unidades familiares en las que se encuentran discapacitados y pensionistas, entre otros.
  • Aumentar los recursos formativos y pedagógicos de los usuarios. Esto es, aplicar medidas de concienciación que asesoren a los hogares sobre como a mejorar su situación energética/económica..
  • La participación e implicación de todos los actores sociales. Desde instituciones a medios de comunicación que permitan una perspectiva eficiente sobre nuestro consumo energético.