La demanda de gas en la UE aumenta por primera vez en cuatro años, según los nuevos datos de Eurogas

0

El consumo de gas aumentó el año pasado aproximadamente un 4% en comparación con 2014, según las últimas estimaciones de Eurogas. Esta subida, la primera en cuatro años, se reflejó en un aumento de las importaciones de gas natural licuado (GNL), destacando una mayor diversificación del abastecimiento.

Las estimaciones iniciales para el año 2015, publicado por Eurogas el pasado mes de marzo, sugieren que el consumo de gas en la UE-28 fue de 4.603,6 TWh PCS, equivalente a 426,3 Mm3 o 356,3 Mtep PCI.

FuturENERGY
Un factor contribuyente es el clima. Las temperaturas en 2015 estaban más cerca de la media que en 2014. La demanda de gas local para calefacción vio un aumento neto en una serie de países. La capacidad de calefacción se reforzó en Alemania, por ejemplo, donde la mitad de la construcción de viviendas nuevas fueron equipadas con aparatos de calefacción de gas. La capacidad de las redes de gas para afrontar las fluctuaciones de la demanda de calefacción, y en algunos países de refrigeración, refleja una vez más la flexibilidad de gas como combustible.

Este retorno general a temperaturas medias más normales representó en gran parte el incremento de la demanda de gas en toda la UE. Sin embargo, a nivel nacional, el efecto varía de un país a otro, así como de una estación a otra.

Otros factores varios, aparte de las condiciones climáticas, también estuvieron en juego en 2015. Países como la República Checa, Francia y Eslovaquia, por ejemplo, fueron testigo de cierta recuperación económica el pasado año, lo que se refleja en un aumento de la demanda de gas industrial en estos estados miembros de la UE, mientras que otros países siguen viendo disminuciones en este sector.

Los cambios en la demanda en el sector enegético también varió en algunos países que fueron ganando cuota de mercado debido a su disminución en el precio (como por ejemplo el Reino Unido) y la demanda de refrigeración (por ejemplo Italia y Grecia), mientras que otros países experimentaron una disminución de la demanda de gas debido a diversos factores tales como los regímenes fiscales que desalientan el consumo de gas (por ejemplo en Finlandia). En cambio otros países vieron una pérdida de participación continua, aunque leve, debido a la respaldo continuado del carbón (por ejemplo en  Irlanda, Alemania, y Países Bajos).

El GNL compuso la mayor parte de las ganancias de las importaciones de algunos países. En los Países Bajos, por ejemplo, las importaciones de GNL se duplicaron, y las importaciones de gas natural licuado italianos aumentaron en un 34% año tras año.

El desarrollo del mercado de gas natural comprimido (GNC) avanzó notable en el mercado checo, donde el consumo de GNC aumentó en un 46% año tras año.