La eficiencia energética gana terreno a pesar de los bajos precios de la energía

Las economías han necesitado menos energía para crecer en los últimos años, especialmente en China y en otros países en desarrollo, pero se necesitan políticas más enérgicas para alcanzar los objetivos climáticos, afirma un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que expone el progreso hecho por las políticas de eficiencia energética en todo el mundo durante el año pasado. El informe de la AIE, Mercado de la Eficiencia Energética en 2016, examina el papel de la eficiencia energética en la transición energética mundial. En pocas palabras, no existe energía realista o asequible, ni política de cambio climático, sin un componente importante y enérgico de eficiencia energética. El informe pone de manifiesto el papel central de las políticas gubernamentales en el impulso de la eficiencia energética, y muestra que las políticas deben fortalecerse y ampliarse para impulsar el potencial de aumento de la eficiencia energética.

La intensidad energética mundial – la cantidad de energía usada por unidad de producto interior bruto (PIB) – mejoró en un 1,8% en 2015, lo que significa que la economía mundial necesitó menos energía para crecer. Es una buena noticia, superando el 1,5% de mejora de 2014 y triplicando la tasa anual (0,6%) registrada en la década anterior. Esta mejora es particularmente notable en el contexto de precios bajos de la energía, con el precio global del petróleo crudo cayendo tanto como un 60% desde 2014.

FuturENERGY
Sin embargo, el progreso global en intensidad energética es todavía demasiado lento, no alcanzando para colocar al mundo en el camino sostenible hacia la descarbonización del sistema energético. El análisis de la AIE muestra que es necesario elevar inmediatamente las mejoras anuales de la intensidad energética a al menos un 2,6%, en una trayectoria consistente con los objetivos climáticos. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Octubre 2016