La energía en las ciudades inteligentes

El concepto de ciudad inteligentes engloba varios sectores, bajo un nuevo paradigma emergente, con el objetivo de proporcionar un salto cuántico en la organización y por lo tanto en la funcionalidad de las ciudades. En este sentido, el de la energía es un sector clave que, en sinergia con otros, ha de facilitar este cambio de paradigma.

Las ciudades son por su naturaleza concentradores de población y sus actividades social y económica. Como tales presentan una alta densidad de demanda energética, definida como la cantidad de energía por la unidad de superficie. Esta gran densidad de demanda, multiplicada por las extensiones cada vez mayores que adquieren las ciudades, se convierte en una gran cantidad de energía necesaria para mantener la vida de una urbe. Esta energía casi siempre viene de grandes centros de transformación, dependientes de una energía importada, que en gran mayoría de casos es de procedencia fósil y en menor medida nuclear o hidráulica.

FuturENERGY
Dentro del concepto de ciudad inteligente esta intrínsecamente integrado el concepto de bajo consumo de energía y de un alto grado de autoabastecimiento en términos del balance energético anual. Ahora bien, el objetivo de tender hacia el balance energético casi nulo no hay que confundirlo con el concepto de autosuficiencia total. Las ciudades son unos potentes nodos de comunicación e intercambio por lo cual la segregación o debilitación de la conexión de la ciudad con las infraestructuras energéticas no sería una opción deseable, por el momento. Leer más…

Pilar Conesa
Fundadora y CEO de anteverti.
Comisaria de Congreso Smart City Expo World Congress.

Aleksandar Ivancic
Consultor senior en Aiguasol y colaborador en anteverti.

Artículo publicado en: FuturENERGY Junio 2015