La energía solar fotovoltaica creció más rápido que cualquier otro combustible en 2016, abriendo una nueva era para la energía solar

Según el último análisis y pronóstico sobre el mercado de las energías renovables de la Agencia Internacional de la Energía, la nueva potencia solar fotovoltaica creció un 50% el año pasado, representando China casi la mitad de la expansión mundial. Por primera vez, la implementación de energía solar fotovoltaica aumentó más rápido que cualquier otro combustible, superando el crecimiento neto del carbón.

Impulsadas por un fuerte mercado fotovoltaico, las renovables representaron casi dos tercios de la potencia neta en todo el mundo el año pasado, con casi 165 GW en línea, según el informe, Renovables 2017. Las energías renovables continuarán experimentando un fuerte crecimiento en los próximos años. Para 2022, la potencia eléctrica renovable debería aumentar en un 43%.

FuturENERGY
Vemos que las energías renovables crecerán en aproximadamente 1.000 GW para 2022, lo que equivale aproximadamente a la mitad de la potencia mundial actual de la energía del carbón, que tardó 80 años en construirse”, declara el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. “Lo que estamos presenciando es el nacimiento de una nueva era de la energía solar fotovoltaica. Esperamos que el crecimiento de energía solar fotovoltaica sea mayor que cualquier otra tecnología renovable hasta el año 2022”.

El pronóstico renovable de este año es un 12% más alto que el del año pasado, gracias principalmente a las revisiones de la energía solar fotovoltaica en China e India. Tres países, China, India y Estados Unidos, representarán dos tercios de la expansión global renovable para el año 2022. En ese momento, la potencia fotovoltaica mundial podría exceder la potencia total instalada actualmente en India y Japón.

Se espera que la generación de electricidad renovable crezca en más de un tercio para 2022 a más de 8.000 TWh, lo que equivale a los consumos energéticos totales de China, India y Alemania combinados. Para entonces, las energías renovables representarán el 30% de la generación de energía, frente al 24% en 2016. El crecimiento en la generación renovable será dos veces mayor que el del gas y el carbón combinados. Aunque el carbón seguirá siendo la principal fuente de generación de electricidad en 2022, las energías renovables en solo cinco años, cierran a la mitad la brecha generacional con el carbón.

El despliegue de energía solar fotovoltaica y eólica el año pasado estuvo acompañado de precios record en las subastas, precios que cayeron a 3 cent/kWh. Estos bajos precios para fotovoltaica y eólica re registraron en una amplia variedad de lugares, como India, Emiratos Árabes Unidos, México y Chile. Estos precios de contratos para compra de energía solar fotovoltaica y eólica son cada vez más comparables o inferiores al coste de generación de las centrales de carbón y gas recién construidas.

China sigue siendo el líder indiscutible en la expansión de la potencia eléctrica renovable durante el período de pronóstico con más de 360 GW de capacidad en línea, o el 40% del total mundial. El crecimiento de las energías renovables en China está impulsado en gran medida por las preocupaciones sobre la contaminación del aire y los objetivos de potencia que fueron delineados en el Decimotercer Plan Quinquenal del país hasta 2020. De hecho, China ha superado su objetivo de solar fotovoltaica para 2020 tres años antes y está lista para lograr su objetivo de eólica terrestre en 2019. Aun así, el creciente coste de los subsidios renovables y los problemas de integración en red siguen siendo dos desafíos importantes para una mayor expansión.

Bajo un caso acelerado -donde la política del gobierno elimina barreras al crecimiento- el análisis de la AIE revela que el crecimiento de la potencia renovable liderado por China podría aumentar un 30%, sumando un total de 1.150 GW para 2022. La potencia fotovoltaica y eólica en China podrían alcanzar el doble de la potencia total actual de Japón.

La decisión de la India de abordar la salud financiera de sus empresas de servicios públicos y de enfrentarse a los problemas de integración en red permite un pronóstico más optimista. Para 2022, la potencia renovable de la India se habrá más que duplicado. Este crecimiento es suficiente para superar la primera expansión de las energías renovables en la Unión Europea. Fotovoltaica y eólica en conjunto representan el 90% del crecimiento de la capacidad de India, ya que las subastas arrojaron algunos de los precios más bajos del mundo para ambas tecnologías.

A pesar de las incertidumbres políticas a nivel federal, Estados Unidos siguen siendo el segundo mercado de mayor crecimiento para las energías renovables. Los principales impulsores de la energía eólica y solar terrestre, como los incentivos fiscales federales plurianuales combinados con los estándares de cartera renovable (RPS por su siglas en inglés), así como las políticas a nivel estatal para la energía solar fotovoltaica distribuida, siguen siendo sólidos. Aún así, la incertidumbre actual sobre las reformas fiscales federales propuestas, el comercio internacional y las políticas energéticas podrían alterar el atractivo económico de las energías renovables y obstaculizar su crecimiento durante el período de pronóstico.

El informe también proporciona análisis detallados sobre el consumo renovable de los vehículos eléctricos y el despliegue de energía solar aislada en desarrollo en África y Asia. La potencia aislada en estas regiones se triplicará, superando los 3.000 MW en 2022 gracias a las aplicaciones industriales, sistemas solares domésticos (SHS) y minirredes impulsadas por programas gubernamentales de electrificación e iniciativas del sector privado. Si bien esto representa menos del 5% de la potencia fotovoltaica total instalada en ambas regiones, el impacto económico es, no obstante, significativo, y brindará servicios básicos de electricidad a casi 70 millones de personas más en los países en desarrollo de Asia y el sur del Sahara en los próximos cinco años.

Se espera que el consumo de energía de los vehículos eléctricos -incluidos automóviles, vehículos de dos y tres ruedas y autobuses- se duplique en los próximos cinco años, estimándose que la electricidad renovable representará casi el 30% de su consumo en 2022, frente al 26% actual. Los vehículos eléctricos juegan un papel complementario a los biocombustibles, que representan el 80% del crecimiento en el consumo de energía renovable en el transporte. Sin embargo, la participación de las energías renovables en el consumo total de energía del transporte por carretera sigue siendo limitada, y aumentó solo del 4% en 2016 a casi el 5% en 2022.