En 2013 entraron en servicio más de 35 GW de nueva potencia eólica, lo que supuso un acusado descenso en comparación con 2012, cuando la potencia instalada en el mundo superó los 45 GW. Este ritmo de instalación permitió alcanzar una potencia acumulada algo superior a 318 GW, lo que implicó un crecimiento superior al 12,5%. Un crecimiento importante si se considera la coyuntura económica, aunque mucho menor que la tasa media anual de crecimiento de los últimos diez años, el 21%. Así lo reflejan los datos presentados por GWEC en la actualización anual de 2013 de su informe Global Wind Report. Atendiendo a las cifras presentadas en este documento, la inversión mundial descendió levemente de 59,2 b€ en 2012 hasta 58,7 b€ en 2013.

China, uno de los mercados más importantes desde 2009, también registró un buen año, situándose en 2013 en el primer puesto del ranking en cuanto a potencia instalada. Las nuevas instalaciones en Asia lideraron de nuevo el mercado mundial, con Europa en el segundo puesto y Estados Unidos en el tercer puesto, aunque con cifras muy alejadas de los dos primeros. Como resultado de esto en 2013, a diferencia de 2012, la mayoría de las nuevas instalaciones eólicas se realizaron fuera de países de la OECD. Esto también ocurrió en 2010 y 2011 y es probable que continúe siendo habitual en el futuro cercano.

the business booster

A finales de 2013 un total de 24 países habían superado la marca de 1 GW instalado, 16 países europeos, 4 de la región Asia-Pacífico (China, India, Japón y Australia), 3 en Norteamérica (Canadá, México y Estados Unidos) y 1 en Latinoamérica (Brasil). Si pasamos a la cifra de más de 10 GW instalados son seis los países que superaban esta cifra a finales de 2013: China (91.412 MW), Estados Unidos (61.091 MW), Alemania (34.250 MW), España (22.959 MW), India (20.150 MW) y Reino Unido (10.531 MW).

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014