La eólica marina bate en 2016 récord de inversión con 30.000 M$, pero la inversión total en renovables desciende

Las nuevas inversiones en energía limpia en todo el mundo cayeron un 18% el año pasado hasta 287.500 M$, excluyendo grandes plantas hidroeléctricas de más de 50 MW, a pesar de un año récord para la financiación de proyectos eólicos marinos, según las últimas cifras autorizadas de la firma de investigación Bloomberg New Energy Finance.

El retroceso de 2016 en la inversión global, señalado con antelación por las débiles cifras trimestrales a lo largo del año pasado, reflejó en parte una mayor caída de los precios de los equipos, en particular en solar fotovoltaica. Sin embargo, también hubo un enfriamiento marcado en dos mercados clave, China y Japón. La inversión en energía limpia en China en 2016 fue de 87.800 M$, un 26% menos que el máximo histórico de 119.100 M$ alcanzado en 2015, mientras que la cifra equivalente para Japón fue de 22.800 M$, un 43% menos. Después de años de inversiones sin precedentes, impulsadas por algunas de las tarifas más generosas del mundo, China y Japón están recortando la construcción de nuevos proyectos a gran escala y pasando a digerir la capacidad que ya han puesto en marcha.

China se enfrenta a la desaceleración de la demanda de energía y a mayores recortes para eólica y solar. El gobierno se centra ahora en invertir en redes y reformar el mercado de la energía para que las renovables ya en funcionamiento puedan generar todo su potencial. En Japón, el crecimiento futuro no provendrá de proyectos a gran escala, sino de sistemas solares instalados por los consumidores, atraídos por la economía cada vez más favorable del autoconsumo.

La eólica marina fue el punto más brillante de la inversión en energías limpias en 2016. Los compromisos de gastos de capital para esta tecnología alcanzaron los 29.900 M$ en 2016, un 40% más que el año anterior, ya que los promotores aprovecharon la mejora de costes, resultado de aerogeneradores más grandes y mejores y un mejor conocimiento de la construcción.

El récord de la eólica marina del año pasado incluyó la aprobación del proyecto más grande jamás llevado a cabo, el proyecto Hornsea de 1,2 GW de Dong Energy, en la costa del Reino Unido, a un coste de 5.700 M$, más otros 14 parques de más de 100 MW, valorados entre 391 M$ y 3.900 M$ en aguas británicas, alemanas, belgas, danesas y chinas. El récord de 2016 de la eólica marina muestra que esta tecnología ha hecho grandes progresos en términos de coste-efectividad, y en demostrar su fiabilidad y rendimiento. Europa registró 25.800 M$ en inversiones en eólica marina, pero también hubo 4.100 M$ en China y se espera que se abran nuevos mercados en Norteamérica y Taiwán.

A pesar de que la inversión total en energía limpia se redujo en 2016, no ocurrió los mismo con la potencia total instalada. Las estimaciones de los equipos de análisis de BNEF apuntan a que el año pasado se agregó una potencia solar record de 70 GW, frente a los 56 GW en 2015, más 56,5 GW de eólica, por debajo de los 63 GW de 2015, aún así la segunda cifra más alta de la historia.

Distribución geográfica

La inversión en energía limpia en Estados Unidos cayó un 7% hasta 58.600 M$, ya que los promotores tomaron tiempo para avanzar proyectos eólicos y solares elegibles para los créditos fiscales que fueron ampliados por el Congreso en diciembre de 2015. Canadá bajó un 46% hasta 2.400 M$.

La inversión en toda la región de Asia y el Pacífico, incluidas India y China, cayó un 26% a 135.000 M$, alrededor del 47% del total mundial. India estuvo casi a la altura de 2015, a 9.600 M$, con varias plantas solares fotovoltaicas gigantes en camino.

Europa subió un 3% hasta 70.900 M$, ayudada por eólica marina y también por el mayor proyecto eólico terrestre jamas financiado: el complejo Fosen de 1 GW y 1.300 M$ en Noruega. Reino Unido lideró el campo europeo por tercer año consecutivo, con una inversión de 25.900 M$, un 2% más, mientras que Alemania se ubicó en segundo lugar con 15.200 M$, un 16% menos. Francia obtuvo 3.600 M$, un 5% menos, mientras que crecieron: Bélgica, un 179% con 3.000 M$, Dinamarca un 102% llegando a 2.700 M$, Suecia un 85% para alcanzar 2.000 M$ e Italia, un 11% con 2.300 M$.

Entre los países en vías de desarrollo, muchos vieron deslizarse la inversión pues proyectos que ganaron capacidad en las subastas de energía renovable durante 2016 no aseguraron la financiación antes de fin de año. La inversión cayó en: Sudáfrica, un 76% a 914 M$, Chile, un 80% a 821 M$, México un 59% a 1.000 M$, Uruguay, 74% a 429 M$ y Brasil, 5% a 6.800 M$.

Uno de los mercados emergentes en ir por el otro camino fue Jordania, que rompió la barrera de los 1.000 M$ por primera vez, su inversión en energía limpia aumentó un 147% llegando a 1.200 M$ en 2016.

2016 inversión por categoría y sector

La mayor categoría de inversión en energía limpia en 2016 fue, como es habitual, la financiación de activos de proyectos de energía renovable a escala de servicios públicos. El total fue de 187.100 M$ el año pasado, un 21% menos que en el año 2015. Las siete mayores financiaciones fueron todos en eólica marina en Europa, pero también hubo grandes transacciones de energía eólica marina en China (el proyecto Hebei Laoting Putidao de 300 MW y una inversión estimada de 810 M$), en termosolar (la planta de Ashalim II Negev de 110 MW, por 805 M$ en Israel), en energía solar fotovoltaica (31 Dominion SBL Portfolio en EE.UU., de 580 MW y en torno a 702 M$), en biomasa (el proyecto Tees de 299 MW en Reino Unido) y en geotérmica (la instalación ENDE Laguna Colorada en Bolivia de 100 MW y 612 M$).

Entre otras categorías de inversión, los proyectos a pequeña escala de menos de 1 MW -incluyendo fotovoltaica en tejados- atrajeron un 28% menos de inversión que el año anterior, mientras que el total de 2016 terminó en 39.800 M$. La mayor parte de este descenso interanual reflejó la caída de los costes de los sistemas solares en lugar de una disminución del interés de los compradores.

La inversión de los mercados públicos en empresas de energía limpia cotizadas fue de 12.100 M$ en2016, un 21% menos. La mayor parte del dinero fue recaudada por Innogy, la rama de energía renovable de la empresa alemana RWE, que aseguró algo más de 2.200 M$ de nuevo capital en una oferta pública inicial, y BYD, el fabricante chino de vehículos eléctricos, a través de un lanzamiento secundario de acciones.

El capital de riesgo y la inversión de capital privado en empresas de energía limpia subieron un 19% hasta 7.500 M$, con las mayores rondas procedentes de dos empresas chinas de vehículos eléctricos, Le Holdings y WM Motor Technology, recaudando 1.100 M$ y 1.000 M$, respectivamente. Sunnova, la desarrolladora solar estadounidense, obtuvo el tercer lugar, con 300 M$. El gasto en investigación y desarrollo corporativo en energía limpia cayó un 21% a 13.400 M$, mientras que el gasto público en I+D subió un 8% a 14.400 M$. Por último, pero no por ello menos importante, la financiación de activos de tecnologías energéticas inteligentes aumentó un 68% el año pasado a 16.000 M$, ayudado por un salto en el gasto mundial en contadores inteligentes, de 8.800 M$ en 2015 a 14.400 M$.

Teniendo en cuenta todas las categorías de inversión, la energía solar fue nuevamente el sector líder, con 116.000 M$, pero este fue un 32% inferior a los niveles de 2015, debido en gran parte a los menores costes por MW. La eólica registró una inversión de 110.300 M$, un 11% menos, mientras que las tecnologías inteligentes energéticas atrajeron 41.600 M$, un 29% más que la biomasa. La pequeña hidroeléctrica mostró una caída del 1% en la inversión a 3.400 M$, mientras que los servicios de bajas emisiones de carbono atrajeron 4.300 M$, un 5% más, la geotérmica atrajo una inversión de 2.700 M$ y la energía marina de 194 M$, descendiendo un 7%.

Récord en actividad de adquisiciones

También BNEF mide, pero no incluye en las cifras de nueva inversión, la actividad de adquisición de energía limpia, que sumó 117.500 M$ en 2016, subiendo de los 9.700 M$ en 2015 y rompiendo por primera vez la barrera de los 100.000 M$. Detrás de la oleada está un aumento de las adquisiciones de proyectos de energía renovable a 72.700 M$ y, en particular, un salto en las fusiones y adquisiciones de empresas a un récord de 33.000 M$. Las principales adquisiciones incluyeron la adquisición de SolarCity por 4.900 M$y la recompra de Enel Green Power por parte de Enel por 3.500 M$.