La nueva ley de drones en España abre un amplio abanico de posibilidades laborales en el sector energético

0

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la nueva ley que regula el uso de los drones en España. Los profesionales del sector han celebrado la entrada en vigor de la nueva normativa, la cual ahora permite el uso de drones en inmediaciones de edificios y por la noche. Estos cambios permiten ofrecer un mayor número de servicios y harán crecer el sector, pero es necesario que tanto los profesionales como los usuarios recreativos conozcan bien el nuevo marco regulatorio.

El 15 de diciembre de 2017 y tras varios meses preparando el borrador, el Ministerio de Fomento aprobó el nuevo Real Decreto que regula el uso de drones en España y justo antes de acabar el año la esperada nueva normativa se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La nueva ley, vigente desde el 30 de diciembre de 2017, ha introducido cambios que amplían el campo de aplicación de este tipo de aparatos y permite ofrecer una gran cantidad de servicios en este sector que está en crecimiento continuo. Algunos de los cambios más significativos en el ámbito profesional son la posibilidad de volar sobre edificios y personas y volar de noche, siempre con la autorización correspondiente. También con autorización, los profesionales pueden ahora volar a menor distancia de la que marca la ley en las proximidades de aeropuertos y aeródromos, así como en espacio aéreo controlado. El radio de visión máximo de 500 metros puede ahora ser ampliado y se permiten los vuelos dentro del alcance visual aumentado (EVLOS).

Estas novedades abren nuevas oportunidades laborales en industrias que hasta ahora eran inviables por las limitaciones legales. Así, además de los servicios prestados hasta ahora en agricultura, topografía e inspecciones industriales o energéticas, que ya utilizaban grandes empresas como Emilio Moro y Martín Códax en el sector de la agricultura y Fenosa en el sector energético, se podrán emplear los drones para otros fines, como la limpieza de rascacielos, la inspección de daños arquitectónicos, la supervisión aérea en logística y transporte, en seguridad o la filmación de material audiovisual, entre muchos otros.